Homo ferians

Fernando / Taboada

Aviso para "hartibles"

DÉJENME de cuentos. ¡Qué síndrome de Estocolmo ni qué niño muerto! Al que se haya quedado aún con ganas de Feria, por favor, que no me lo cruce en mi camino, porque puede haber bronca. No destaco por ser especialmente agresivo, pero hoy, aviso, al que se le ocurra pronunciar en mi presencia palabras como rebujito o media botella, que tenga mucho cuidado. Se la puede cargar. El que me hable de la noria o de los cacharritos, que se prepare también, porque no está uno para bromas de mal gusto. Estoy harto de ver a gente que, de tanto beber, no es que vayan alicatados, es que van arriquitaun (en expresión de Rafael Navas.) Y si me encuentro por la calle hoy a Alba Martínez o a José María de la Flor, cronistas oficiales de esta pesadez, por muy amigos que sean, les vuelvo la cara. Me tienen frito. Aunque no creo que me los encuentre. Estarán de luna de miel después del paripé de boda que celebraron el domingo en una caseta. De lo que hay que hablar hoy es de arqueología, de la dieta mediterránea o de música. Siempre y cuando sea música clásica o rock and roll. Al que me tararee una sevillana, que lo tenga claro. A ese le saco los ojos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios