la ciudad y los días

Carlos Colón

Demasiado arroz para tan poco pollo

EL presidente de la Asociación de Empresas de Producción Audiovisual y Productores Independientes de Andalucía, que ha anunciado para hoy una junta general, ha mostrado su indignación por la fusión de las dos cadenas de Canal Sur y ha denunciado que la Junta y RTVA han mostrado su "desprecio más absoluto" hacia el sector audiovisual andaluz, que no fue consultado ni informado del recorte. "No deja de ser un atentado más contra un sector al que se viene arrinconando en los últimos años, reduciendo los presupuestos de producción en más de un 30%... Nos llevan machacando desde 2008 y esta presión nos ha llevado a cerrar decenas de empresas y a eliminar cientos de puestos de trabajo". También considera que esta medida afectará directa y negativamente a la calidad de la parrilla de la televisión andaluza y dañará "los objetivos que se marcó Canal Sur en sus inicios", entre los que figuraba "defender la identidad andaluza y fomentar el sector audiovisual andaluz".

Lo segundo lo habrá hecho peor o mejor. Pero lo primero… Lo primero no lo ha hecho. Salvo que la identidad andaluza la sigan representando los Joselitos y las Marisoles, las batas de cola de las folclóricas y los chistosos. El socialismo andaluz, único responsable de Canal Sur, no se ha manifestado precisamente como fidelidad a Falla o Lorca, Francisco Giner de los Ríos o Fernando de los Ríos, Federico de Castro o Antonio Machado Núñez, su hijo Machado Álvarez y sus nietos Manuel y Antonio.

El pasado domingo la compañera Isabel Brea daba unos datos interesantes sobre los programas de producción externa en un Canal Sur que cuenta con una plantilla de 1.640 trabajadores: Se llama copla cuesta a la RTVA 132.000 euros por programa; Menuda noche 81.000 y La tarde aquí y ahora 27.000 al día (135.000 a la semana). La semana más larga cuesta 29.000 euros por programa y cada episodio de Arrayán costaba 25.719 después de aplicarle una rebaja del 20%.

Frente a estas cifras, referidas a programas cuya aportación a la información de proximidad o la cultura andaluza es dudosa, programas como Andalucía Directo tienen un coste de 11.174 euros por programa, Cifras y letras de 6.650 y Salud al Día o Tecnópolis de 18.000.

Los programas que cabe esperar de una televisión pública andaluza son, así, mucho más baratos que aquellos que le dan más audiencia al caro precio de incumplir sus estatutos e inflar sus presupuestos. Hay lección en ello. Deseo la mejor fortuna a la producción audiovisual andaluza y a los trabajadores de Canal Sur en estos duros tiempos. Pero convendremos que hay que resanar el sector y redefinir el modelo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios