Reflexiones

Genocidio en Ucrania

La inmunidad de jefe de Estado no es invocable cuando se trata de estos dos graves delitos internacionales

Hasta hace relativamente poco el Gobierno americano había rechazado utilizar el término genocidio en relación con los crímenes y matanzas perpetrados por los rusos y sus mercenarios en el territorio de Ucrania, sin embargo, el martes pasado el Presidente Biden utilizó este término de forma expresa en unas declaraciones a la prensa. Este concepto sin embargo, había sido ya utilizado varias veces por el presidente ucraniano Zelenski.

La calificación como genocidio de los hechos que están sucediendo en Ucrania tiene unas enormes repercusiones jurídicas y políticas y, por supuesto, puede implicar consecuencias legales internacionales a los responsables de su comisión.

Es significativo que el origen de este término se sitúe en el este de Ucrania, ahora castigada por los misiles rusos, de donde surgieron dos figuras claves para la evolución del derecho internacional contemporáneo como ha recordado el abogado británico Philippe Sands en su libro Calle Este-Oeste. Uno de ellos es Rafael Lemkin, jurista de origen judío autor del concepto de genocidio como acto perpetrado con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, comportamiento que hasta entonces carecía de calificación jurídica y era impune según las reglas del derecho internacional clásico. De la misma zona procede Lauterpacht, jurista también de origen judío y que elaboró el concepto de crímenes contra la humanidad para defender los derechos de las personas frente a la barbarie de los Estados. Estos dos conceptos jurídicos revolucionarios se utilizaron por primera vez en los juicios de Núremberg y progresivamente se han desarrollado y codificando en diversos instrumentos de derecho internacional hasta el punto que son conceptos hoy que transcienden del orden jurídico y han pasado al lenguaje ordinario.

En la evolución del derecho internacional contemporáneo, la inmunidad de jefe de Estado no es invocable cuando se trata de estos dos graves delitos internacionales, -desarrollo jurídico con origen en el proceso contra Pinochet seguido por el juez Garzón-. Así, el ex presidente de Yugoslavia y Serbia, Slobodan Milosevic fue formalmente acusado de genocidio por un tribunal internacional en relación con los crímenes cometidos en Bosnia. El expresidente de Liberia Taylor fue condenado en 2012 por los gravísimos crímenes internacionales cometidos en Sierra Leona.

La evolución del derecho internacional es lenta, tiene enormes dificultades en su desarrollo tanto por motivos políticos como técnico-jurídicos, pero tiende a luchar contra los espacios de impunidad tan habituales en la historia. Pero sorprende a quien se consideraba impune. Si se han cometido actos de genocidio en Ucrania no deber quedar impunes.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios