Gafas de cerca

Tacho Rufino

jirufino@grupojoly.com

Grotesco y siniestro Putin

Suele decirse que el perro es el mejor amigo del hombre, incluidos en este término genérico la mujer, los niños y hasta a los muertos: el amor perruno ha llevado a algunos de estos animales a morir de pena sobre una lápida o en la puerta de un hospital, y no digamos en su propio hogar vaciado de amo para siempre. Sin embargo, cabe objetar dos cosas a este dicho tan popular. Primera, que un perro quiere lo mismo y con la misma fidelidad y cariño a una buena persona que a un canalla sacamantecas. Y, segundo, y por eso mismo, que ni la sumisión y ni siquiera la incondicionalidad son rasgos de afecto verdadero. Cabe extrapolar esta negación a las personas serviles que alimentan el ego de sus ídolos a cambio de cuatro migajas, pisoteando su propio honor. El caso de los dictadores es típico: causa rubor ver a los chupaculos dispuestos a descarnar sus rodillas y sus torsos ante sus dueños, yonquis del halago. Merece lástima, sin embargo, el servilismo aterrorizado de las masas ante un déspota totalitario, o sea: alguien con todo el poder, y ningún refreno moral.

Hemos vuelto a ver en televisión los shows vergonzantes de Vladimir Putin a caballo con el torso lechoso al aire, o sobre un oso, o haciendo judo con tíos locos por pegarse un jardazo para alimentar la vanidad del todopoderoso, y así quizá conservar su trabajo o su pellejo. En qué medida la pérdida de contacto con la realidad que denotan estos numeritos del presidente ruso explica la decisión de invadir Ucrania, es algo que no sabemos: la salida al Mediterráneo y la aspiración territorial histórica del poder ex soviético menguante, la geopolítica del tal lejano en el espacio -¿en el compromiso con Europa?- y tan cercano en la práctica de un Estados Unidos que maneja la OTAN son factores más plausibles que la vanidad y la soberbia de este extraño personaje, a la hora de interpretar una guerra que, como siempre a lo largo de los tiempos, castiga a los débiles y los anónimos.

Como anécdotas en tal estado de cosas, la semana nos ha ofrecido a un Pep Guardiola que señala a la Alianza Atlántica y a la UE como culpables de todo esto, olvidando a Putin y sus generales en el juicio... quizá condicionado por el posible apoyo ruso al putsch independentista catalán. También, la exigencia de cierta izquierda anti-Amancio de que Inditex cerrara sus 500 establecimientos en Rusia. Por qué el grupo gallego, a la postre, ha clausurado esas tiendas es algo realmente misterioso. ¿Todo el que haga negocios en un país agresor debe abandonar sus intereses allí? Mi opinión es que no.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios