TRIBUNA LIBRE

Hermano Juan Carlos Durán

Fundación Hogar San Juan

III Semana Solidaria: vuestra ayuda les ha llegado. ¡Muchas gracias!

ÚLTIMAMENTE parece que todo ha sucedido "durante el confinamiento". Y, ¿cómo no?, también el décimo aniversario del Hogar San Juan. Nada de todo lo que teníamos previsto lo pudimos hacer, como la mayoría del mundo, pero pudimos afirmar que éramos útiles al responder con la acogida a más de sesenta personas sin hogar, cuando las puertas se habían cerrado queriendo escapar al menos en el rincón del propio hogar, de la amenaza microscópica.

Al final, fue la mejor manera de celebrar los diez años de existencia: sirviendo de ayuda y de respiro. En el fondo, esa es nuestra vocación: servir, haciendo de puente entre dos mundos. Uno es el mundo de la calle, donde las personas sin hogar van gastando los días entre la noche que deja de ser romántica cuna de estrellas para ser amenaza, y la luz del día que les devuelve la visibilidad, pero para sentir a veces el desagrado e incluso el desprecio y el prejuicio fácil. Sobrevivir en ese mundo conlleva muchas veces utilizar estrategias para buscar lo necesario que van minando la dignidad de la persona.

El otro mundo es el del estado de bienestar (aunque herido), donde no es fácil tampoco llegar a “tener lo que dicen que hay que tener” para disfrutar de la vida, pero donde también se desperdicia mucho de lo que podría ser una riqueza para otros.No son dos mundos enfrentados, pero sí separados. Por eso, nuestro deseo desde el principio fue ayudar a cruzar el puente a los que están en el mundo de la calle, y para ello hemos tenido la ayuda irreemplazable de todos los demás. Si algo hemos podido ofrecer en estos diez años, antes lo hemos recibido de quienes habéis querido llegar a tender la mano a los del otro lado.

Han sido muchos alimentos, ropa, enseres, dinero, voluntarios... En números, el 95% de lo que hemos tenido para dar lo han compartido las personas de Jerez, unos como particulares, otros como asociaciones, fundaciones, hermandades, empresas, pequeño comercio. No puedo hacer la lista interminable de ayudas, algunas se consideraban a sí mismas pequeñas, y otras mayores, pero todas necesarias y complementarias.Nada ha sobrado y nada se ha desperdiciado. Ahora el puente se ha hecho mas largo, más difícil de recorrer. La realidad concreta de quienes llamamos personas sin hogar, es más cruda y dura hoy. Los que están en esa franja de los 50 a los 60 años lo tienen casi todo perdido, y si les afecta alguna enfermedad o problema de salud, sea física o mental, se oscurece la mirada al frente. Sin vivienda, tras un largo tiempo en la calle, con problemas añadidos...No descubrimos nada que no sepáis. Por eso, mediante esta carta os decimos desde el Hogar San Juan que:

Vuestra ayuda les ha llegado durante estos diez años. Nos gustaría sobrar y no hacer falta, pero hemos elegido seguir aquí, en esta brecha, que también es la tuya.Por eso, necesitan y necesitamos tu ayuda, para seguir haciendo de puente aunque a veces nos veamos desbordados y dolidos al no poder responder a todos. Cuenta con nuestro compromiso de ser tu instrumento para que les pueda llegar tu ayuda. De todas formas, por todo lo anterior y por lo que está por venirGRACIAS DE CORAZÓN, gratitud que presentamos a Dios, sabiendo que él multiplica en vuestros corazones una mirada que considera hermanos a los que ayudar a las personas sin hogar.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios