Querido amigo

Ante el insulto anónimo, indiferencia

20 de mayo 2024 - 05:00

ANTES que nada quiero que sepas que entiendo que te sintieras molesto el otro día cuando escuchaste ese cántico coreado por jugadores y aficionados del Xerez. Sé cuanto puede doler que a uno le insulten, no ya solo los de la hinchada rival, sino peor aún los que defienden tus propios colores. Desgraciadamente ese tipo de comportamiento siguen a la orden del día y no solo en el fútbol, sino en otros muchos ámbitos de nuestra sociedad. Con solo echar un vistazo en las redes sociales o escuchar algunas intervenciones en el Congreso de los Diputados, por poner un ejemplo, descubrimos una faceta muy desagradable y putrefacta de nosotros. Pero si dejamos que la mala educación y los insultos amparados en el colectivo y el anonimato nos afecte, al final le estamos dando el gusto a ese tipo de personas.

Tengo claro que cuando tú decidiste abandonar tu equipo de toda la vida, el Xerez, lo hiciste porque creías que hacías lo correcto. Además, las circunstancias que rodearon aquel verano al xerecismo fueron un caldo de cultivo lo suficientemente fértil para que germinase ese deseo de romper con el pasado. Si a los años de hartazgo de los Oliver, Silgado, Morales o García, le sumas una caída a los infiernos en forma de descensos después de haber tocado el cielo de la Primera División, más una deuda infumable, lo aderezas con una 'asamblea organizada, estructurada y magistralmente dirigida, pasando por un 'referéndum a los socios en el que tuvimos que contestar una pregunta sibilina redactada por una pluma brillante y le sumas la manita que nos echó al cuello Tebas... El resultado colectivo era fácil de predecir. Llegó el éxodo de una afición que se sentía vilipendiada.

Más de una década después, el Xerez que fue nuestro, tuyo y mío, parece que empieza a respirar por si solo. Si en la época que fuiste socio del Xerez tuvimos pocas y contadas alegrías y muchas decepciones, en esta, en la que de manera muy digna decidiste dejar de ser socio del Xerez y embarcarte en otro proyecto futbolístico, aún menos alegría nos ha dado a los xerecistas el Xerez CD, es por ello que este último ascenso a una categoría todavía mediocre, se ha valorado y celebrado tanto en el seno de la afición del Xerez. ¡Ojalá, sea el inicio de un nuevo resurgimiento!

En cualquier caso, nos conocemos lo suficientemente bien, como para que yo pueda afirmar que estés donde estés, sigas al equipo que sigas, ames al club que ames, siempre serás un señor. Los cánticos o comentarios peyorativos que consideres que van dirigidos a tu persona o a los tuyos no deberían afectarte, porque en esos momentos debes ser consciente de cuan digno eres y eso tiene más poder que los gritos de una jauría alienada con un pensamiento totalitario y excluyente.

Por último, querido amigo, decirte que igual que cuando decidiste dejar de pertenecer al Xerez CD el club perdió un gran socio, si por un casual algún día decides volver al club que te vio crecer, puedo decir a boca llena que ese día el club recuperaría a un gran socio. En cualquier caso, hagas lo que hagas, solo desearte que la vida y el camino te sonrían.

También te puede interesar