Ministerio de Igualdad

El ministerio de Igualdad es muy necesario para la España de hoy, pero otro.

Hay mucha gente a favor de cerrar de inmediato el ministerio de Igualdad, mandar a Irene Montero a su casa (do no estará tan mal pues no es una casa cualquiera) y ahorrarnos los sueldos de los asesores. Yo no.

Ciertamente su trabajo no ha contribuido a la igualdad, sino a la división según sexos, géneros, costumbres, etc. ¡Ha conseguido incluso romper el feminismo entre buenas y malas feministas! La "Igualdad" de ese ministerio suena como el "Ministerio de la Verdad" para el de la propaganda y demagogia de 1984, la celebérrima novela de Orwell. Sin embargo, en España hay mucho campo para que un ministerio ad hoc o un observatorio al menos se ocupase en serio de la igualdad de los españoles sin que puedan prevalecer discriminaciones por causa de sexo, por supuesto, ni de nacimiento, raza, opinión ni siquiera de religión.

Ya en su propio negociado se ampara una discriminación rampante por razón de sexo: hay penas más graves y tribunales especiales para la violencia de género… masculino. Luego están las discriminaciones descentralizadas. Cualquier catalán se puede presentar aquí a unas oposiciones autonómicas -y me parece fantástico-, pero un andaluz necesita catalán para hacerlo allí. Lo mismo en el País Vasco, Valencia, Galicia o Baleares. Otra desigualdad manifiesta: si la familia de un joven tiene que mudarse a alguna de las autonomías con otro idioma español oficial distinto del castellano, sus notas medias bajarán irremediablemente. Tendrá que estudiar y examinarse en una lengua nueva. Esto puede afectar a sus posibilidades de entrar en la carrera soñada.

Que las pruebas de EBAU sean por autonomías, pero, en cambio, sus notas sirvan para entrar en las mismas universidades o escuelas de ingeniería o academias militares, machaca la igualdad de miles de jóvenes. Los exámenes no son igual de fáciles en todas partes. Se produce un dumping académico.

Por razón de religión, ¿se aplican los mismos criterios a la hora de ofender o no las creencias católicas y las musulmanas, eh? Los indultos, ¿se reparten equitativamente entre la rica variedad de delincuentes españoles? La figura del padre de una familia clásica, ¿es objeto de irrisión en las series y películas con llamativa frecuencia y en desproporción manifiesta con otros roles en otros modelos de familias?

Si Montero quisiera, su ministerio podría ser de los más útiles para la sociedad, tal y como están las cosas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios