Pemán eterno

Que se sepa el gaditano José María Pemán no fue particularmente homófobo ni en su obra literaria

Correos ha lanzado un sello postal en homenaje al "Orgullo LGTBI" (que son las siglas en el idioma inglés de lesbianas, gay, bisexuales -redondos- transgénico -hermafroditas- transexual- y travestis -vestidos del sexo que no les corresponde- que sería su equivalente en nuestro idioma y que aclaro para los no familiarizados con las siglas) y al pasaje Begoña de Torremolinos, donde en los años 70 tuvo lugar la primera concentración de ese colectivo, por la que se considera "la cuna de sus derechos". En el sello aparecen los colores del arcoíris y se han pintado algunos buzones de correo y furgonetas de reparto, con esas mismas tonalidades, principalmente en el barrio madrileño de Chueca. La campaña la hace la empresa dirigida por un ex jefe de gabinete del presidente Sanchez. Aparte de que, al parecer, las ventas del sello van viento en popa, su aparición ha producido reacciones diversas. Una la de un hombre heterosexual que "por culpa" (o por gracia) de estos sellos dice haberse visto obligado a escribir una carta a un viejo amigo, confesándole que lo ama y que siempre lo ha amado, según se publica en "El Mundo Today", indicando su nombre, apellidos y edad. La segunda es la de aludir a Franco y a José María Pemán como represores de los sentimientos que enorgullecen al colectivo LGTBI. Esto último aparece en un tuit de la Dirección General de Diversidad Sexual (dependiente del Ministerio de Igualdad, que gestiona Irene Montero, compañera sentimental del Vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias y organizadora de la campaña) que alaba el sello, después de tantos años de sellos de "Franco, Franco, Franco, Don Pelayo o Pemán, de una España imposible".

Que se sepa el gaditano José María Pemán no fue particularmente homófobo ni en su obra literaria, muy extensa, hay la más mínima crítica a los homosexuales. Pero últimamente a nuestro ilustre paisano, gracias a los rencores de la izquierda, mantienen vivo su recuerdo, aunque hace mucho que murió. El que según los críticos literarios fue un poeta mediocre, un gran articulista y también mediano autor teatral, esa izquierda con sus reproches absurdos lo mantiene en el parnaso de las letras, ocupando un lugar en el recuerdo, al que no llegaron, ni con mucho, los premios nobeles de literatura españoles.

Yo tuve la suerte de conocer y tratar, incluso con frecuencia en los últimos años de su vida, a don José María. Fue un hombre generoso y conciliador, opinión que comparten muchos y seguro que con su humor y retranca gaditana le estará diciendo a su personaje Séneca: " es menester ver, la publicidad que me hacen…"

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios