Virgen de la Merced Horario y recorrido de la procesión de la patrona

La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Solo ante Feijóo

Sánchez reta a Feijóo cual Gary Cooper (él) enfrentándose, solo ante el peligro, a Miller (Feijóo)

Hay que hacer creer que el “problema” es Sánchez, bueno, no él, sino el linchamiento al que lo han sometido los poderosos medios al servicio de la derecha extrema y la extrema derecha, no sus políticas, que son extraordinarias. La mayoría de los españoles, que deben ser tontos y manipulables, votaron irracional y emocionalmente arrastrados por el tsunami anti Sánchez fabricado con bulos difundidos por la prensa reaccionaria. Por eso el presidente ha retado a Feijóo –a los otros, que los zurzan– a seis debates en plan desafío de western (“la elección es Sánchez o Feijóo. O Feijóo o Sánchez”, ha dicho) cual Gary Cooper enfrentándose, solo ante el peligro, a Feijóo como el sheriff Kane (Sánchez, por supuesto) se enfrentó al forajido Miller (Feijóo) y sus pistoleros (la derecha que, según Sánchez, “desde la posición de dominio que tienen en las grandes empresas, en los grandes medios de comunicación, va a desatar una campaña aún más feroz de insultos y descalificaciones”).

No está solo, por supuesto, que apoyo mediático le sobra, y tan enrabietado como Maruja Torres: “Menos mal que no necesitaremos la eutanasia. Nos matarán de asco”. Y las libertades, los derechos y la igualdad no corren peligro si él no logra gobernar. El único que corre peligro es él, consciente de que muchos en su propio partido –como los cobardes vecinos del Hadleyville de la película– están espiando tras los visillos para ver si pierde el duelo y ajustar cuentas.

El reto de los debates es tan de western–“Sánchez reta a Feijóo a seis debates cara a cara hasta las elecciones”, titulaba El País– que también me recordó el encuentro entre Armónica/Bronson y los tres forajidos del inicio de Hasta que llegó su hora. “¿Y Frank?”, pregunta Armónica. “Nos ha mandado a nosotros”, le responde uno de los forajidos. “¿Hay un caballo para mí?”, pregunta Armónica. “Ja, ja, para, ¿para ti? Parece ser que hay un caballo de menos”, le contesta el forajido. “Yo diría que sobran dos”, le replica Armónica, y se carga a los tres.

No sé si calará la imagen del héroe solitario enfrentándose a los forajidos de la derecha extrema y la extrema derecha. Los votantes no son tan simples como Sánchez y sus asesores parecen creer. De momento Feijóo ha aceptado un “cara a cara” con Sánchez. Todo, siempre, muy western. Cara a cara se llamaba uno estupendo de Sergio Sollima con una apabullante música de Morricone.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios