Tierra de nadie

Alberto Núñez Seoane

Qué y cómo, por qué y para qué

‘Ellos’ tienen muy claro, desde el principio, qué es lo que quieren; también, y al detalle, cómo conseguirlo. Unos y otros, los que no son ‘ellos’, ni tampoco nosotros, tienen cada vez menos claro qué es lo que de verdad quieren ‘ellos’; y andan algo confundidos sobre los modos en los que ‘ellos’ hacen algunas de las cosas que hacen, no entienden las formas que utilizan, no comprenden el ‘cómo’... El ‘por qué’ hacen lo que hacen, lo sabemos todos: ‘ellos’ -los que lo hacen-, los otros y los unos –los que no son ‘ellos’-, y los demás –o sea: nosotros, que no somos ni los unos ni los otros ni, por supuesto, ‘ellos’-; lo que ocurre es que cada uno de los tres grupos tenemos una opinión radicalmente distinta sobre la respuesta a ese ‘por qué’. Y respecto al ‘para qué’ –el ‘quid’ de la cuestión que nos ocupa; el nudo gordiano, que aclara el origen de gran parte de la mucha mierda entre la que nos vemos obligados a caminar; ‘la madre del cordero’, que da respuesta a la causa, razón o motivo del insoportable, por elevado, porcentaje de bazofia que hemos de soportar-, el ‘para qué’ hacen ‘ellos’ lo que ‘ellos’ hacen, pues… es algo que para ‘ellos’ está, sin lugar a duda alguna, meridianamente nítido y diáfano, definitivo, cristalino e… ¡innegociable!; para los unos, utopía es la respuesta a esta última cuestión; para los otros, una posibilidad deseada, pero entre incierta y fantasmal; para nosotros, la contestación es algo que nada tiene que ver con las esperanzas de los unos ni con los anhelos de los otros, pero que, por una vez -sin que sirva de precedente y como excepción que confirma la regla-, coincide absolutamente con la de ‘ellos’; sucede, no obstante, que nosotros la decimos –la respuesta- y ‘ellos’ no; dirán cualquier otra cosa, la verdadera respuesta, no.¿‘Qué’?: el poder, es lo que ‘ellos’ quieren; ni más ni menos, y lo quieren todo, ni una mijita de menos. Unos y otros dirán, porque lo creen o lo creyeron o lo creyeron un poco y ahora algo menos, que es Justicia, igualdad y libertad lo que ‘ellos’ quieren, por eso les siguen. Nosotros, callaremos…

¿‘Cómo’?: hablando, asegurando, prometiendo… da igual que mintamos… ¡hablaremos!, no importa que no sepamos… ¡aseguraremos!, es irrelevante que no podamos… ¡prometeremos!, es ‘cómo’ lo hacen ‘ellos’. Peleando, sufriendo y luchando, dirán los otros y los unos, porque así lo piensan o lo pensaban o lo pensaban un poco y algo menos ahora… por eso les apoyan. Nosotros, callaremos…

¿‘Por qué’?: porque hay que conseguir el mando, hay que estar dónde se decide y ser quien lo hace, hay que eliminar disidentes, acallar críticos… asegurar la permanencia; se lee en su hoja de ruta, la de ‘ellos’. Porque hay que suprimir privilegios, imponer lo solidario, erradicar la injusticia… argumentarán unos y otros, queriendo confiar, aunque confiando algo menos ahora que antes. Porque ansían, con desesperada frustración, lo que no tienen; porque envidian a quien ha sabido ser mejor que ellos, y se las ha apañado para demostrarlo; porque son mediocres irredentos, incapaces de superarse, impotentes para destacar, estériles para triunfar, gritaremos, ahora sí, nosotros.

¿‘Para qué’?, ¡Ah…! Para qué… ¿para qué…?, para imponer, prohibir y designar; para asegurase, por la fuerza, la total ausencia de competidores; para suprimir la alternancia y exterminar la disidencia, para hacer valer un pensamiento único que certifique el fin de la opinión, que ahogue con cadenas la democracia, que fusile la libertad. No saben hacerlo deotra forma, ‘ellos’ saben lo que quieren y lo quieren tanto, que harán lo que sea, y como sea, para lograrlo, incluso harán esto que digo, incluso así… Porque para esto, y para ninguna otra cosa, es para lo que ‘ellos’ están y son, para esto es para lo que siempre han estado, para esto han vuelto una y otra vez. Es lo que ‘ellos’ quieren, desean, ‘necesitan’, pero… claro, no lo dirán; lo decimos nosotros, nosotros lo sabemos, y lo gritamos. ‘Ellos’, inventarán y disfrazarán, falsearán y maquillarán, jurarán y perjurarán… que, bien vuelto todo del revés, es lo que para todos quieren, por lo que ‘lucharán…’. Y, los unos pensarán que, para bien, vienen a echar a los que están; los otros, que todo lo van a cambiar… Unos creerán que son loables principios los que les mueven; otros, que no van tras lo material… Y es que, los unos y los otros quieren llegar a convencerse que así será, aunque creer les cueste más que ayer, aunque no quieran pensar en la fatalidad de que se trate de un engaño más…

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios