LA TORRE DEL VIGÍA

Juan Manuel / Sainz Peña

De (Yo)naldo y la parálisis

PARA solaz de mi esposa, a la que le gusta el fútbol lo mismo que a mí las coles de Bruselas, hoy termina la Eurocopa con el partido España-Italia, que supongo que el que más y el que menos verá delante del televisor más tenso que Pinocho en un incendio.

Hay cosas del fútbol, amén de las manidas frases que repiten absolutamente todos los jugadores, que me llaman mucho la atención. Últimamente es la confabulación para pitar, allá donde vaya, a Cristiano Ronaldo, al que no se le perdonan varias cosas: ni que sea un fenómeno (debate de si Messi es mejor, aparte), que sea guapo (lo dicen las mujeres, que a mí los hombres no me gustan), y que tenga ese punto chulesco y egocéntrico cada vez que marca un gol. Es entonces cuando Cristiano saca pecho (o más bien abdominales), se señala o muestra a la grada con sus gestos que aquí estoy yo. Nadie aguanta eso, ni siquiera un madridista irredento como el arriba firmante. Distinto es, desde luego, que sistemáticamente se le insulte, se le silbe y se le diga de todo. No puedo estar a favor de esa persecución hacia alguien que, guste más o guste menos, solo es un deportista.

De otro lado, asistiremos hoy, minutos antes de que empiece el partido, a la parálisis (déjenme que emplee este término mejor que paralización) de un país entero, que no olvidará, gane o pierda España, la crisis galopante, ni el paro, ni la prima de riesgo (que casi ningún currito sabe en qué consiste), pero cuyos ciudadanos se quedarán en casa solos, con los amigos o los habituales gañanes dispuestos a vaciarnos la nevera y largarse sin quitar ni un plato ni un vaso para llevarlo a la cocina.

Se quedarán las calles desiertas, apenas habrá tráfico, y si España gana, saldrá la multitud a la calle sin que sindicatos ni sindicalistas les arenguen. Veremos banderas de España, la gente gritará el nombre de nuestra tierra, sin que por ello les llamen fachas. Y mañana lunes se comentará el partido, en la cola del paro o en los bares de este país herido.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios