LA TORRE DEL VIGÍA

Juan Manuel / Sainz Peña

Zambombá

PUES así, como leen ustedes el titular del artículo con el que les doy tormento cada domingo, es como llama la gente de fuera de Jerez a nuestro tradicional fiestorro, que no es más que un avance de la Nochebuena.

Yo no suelo cortarme un pelo, así que cada vez que escucho a alguien preguntar por las "zambombás", lo corrijo inmediatamente: "No, no se dice zambombá, se dice zambomba, que esto no es una ostioná o una caracolá". Y lo corrijo porque estas cosas, que empiezan así, terminan por echar tierra a los nombres originales, de manera que con el paso del tiempo cada vez menos gente llama a las cosas por su nombre.

Y lo curioso del caso (y también lo molesto), es que hasta un conocido bar de copas de nuestra ciudad anuncia cada año en las páginas de los periódicos la fiesta en su local con el nombre de "zambombá". Desconozco si los dueños son de El Puerto de Santa María, de Sanlúcar o de Sevilla, pero, sea como sea, hay que corregirles: Zambomba, sin tilde en la última vocal.

Imagínense ustedes a los gaditanos si a su ostioná les dijeran ostionada, y o si en Pamplona la gente (y vaya si hay foráneos y extranjeros en San Fermín) dijera que corre la encerrá de los toros.

Vamos a darle a cada uno lo suyo y a hablar con propiedad.

Puede que la cosa no tenga la menor importancia, pero aquí somos bastante dejados para lo nuestro. No hay más que ver como, por mor de la vida moderna, las zambombas originales, es decir, las que se celebraban en los patios de vecinos, han ido desapareciendo, y como no expliquemos a la siguiente generación el origen de la popular fiesta, van a pensar que esto se hace en toda España y de toda la vida, cuando no es así.

La zambomba, aparte de ser el instrumento musical típico de la Navidad, es una forma de entender la fiesta en Jerez, de compartir una copa de vino o de anís. Un rato para olvidar lo malo y para cantar, independientemente del credo que se tenga. Eso es la zambomba. La zambomba sin tilde, naturalmente.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios