Pretérito perfecto

Manuel / Romero / Bejarano

La asombrosa y triste historia del Moro Ginete (II)

EN el artículo anterior decía a mis queridos lectores que la mayor parte de la población jerezana durante la Edad Media se abasteció con agua de pozo. No obstante, señalábamos que en la ciudad también se vendía agua de manantial proveniente de fuentes cercanas a la población: la de Pedro Díaz y la de la Alcubilla (hoy conocida como fuente de los Albarizones). Las dos son afloramientos del importante acuífero existente en la zona conocida como Montealegre, al sudeste de la ciudad.

LA FUENTE DE PEDRO DÍAZ

La fuente de Pedro Díaz, hoy prácticamente desaparecida, se encuentra en las inmediaciones de la actual Ronda Este, junto al arroyo del Albaladejo. Las primeras noticias que tenemos de este edificio se remontan a 1483, cuando fue mandada construir por el Ayuntamiento. El mal estado de la documentación consultada nos impide aportar más datos, si bien la frase "esta fecha e labrada la fuente de pedro dias"(1) que se puede leer en el texto del acta capitular del 26 de septiembre del citado año nos deja fuera de dudas. A partir de esta fecha el nombre de la fuente va a aparecer con frecuencia en las Actas Capitulares, siendo desde su construcción hasta bien entrado el XVI la única fuente que abastecía (mediante azacanes) a la población(2).

LA FUENTE DE LA ALCUBILLA

La fuente de la Alcubilla (o de Los Albarizones, como es conocida en la actualidad) apenas si tiene importancia como recurso hídrico para la población durante los últimos siglos de la Edad Media, pero nos sirve de testimonio de la escasa capacidad para realizar grandes infraestructuras que tenía el gobierno municipal en la época.

El primer día de agosto de 1543 llega al cabildo la noticia de que "en la alcobilla (hoy Los Albarizones y por aquel entonces una fuente ubicada en los campos cercanos) se ha hallado çierto edifiçio de agua"(3), por lo que el Ayuntamiento envió operarios para comprobar si tenía caudal suficiente y se podría traer a la ciudad. La impresión que causó la infraestructura entre los que la vieron se puede comprobar por las declaraciones de los testigos llamados a un pleito que sostuvieron veinte años más tarde el Municipio y La Cartuja. Los declarantes afirmaban que "el edifiçio de la dicha alcubilla es muy prinçipal y de muy antiguo edifiçio y es tan sobervio y de tal hechura y calidad que pareçe ser obra de prinçipe y de tienpo de gentiles para efeto de proveher a esta çiudad y rrepublica de agua por la nesesidad que avia de agua por el altura grande que la dicha çibdad tiene"(4) y también que "es hedefiçio y obra antiquisima y fuerte por que son bobedas tan altas como una casa y el caño va un hombre por el enhiesto y esta hecho de hedefiçio y obra soberbia y costosa de tal manera que tiene este testigo por muy averiguado y sin dubda que esta obra no la pudo faser sy no fue Rey o prinçipe o çiudad y para la provision de ella y por ser cosa de tanta fuerça y costosa y antigua dizen bulgarmente que la dicha fuente y hedefiçio alcanço el delubio"(5), que no es poco. Sin llegar a tamaños disparates, los más atinados creían "que es fecha en tienpo de gentiles o de moros"(6), inclinándonos a pensar nosotros más en lo segundo que en lo primero, pues no hay pruebas suficientes para afirmar que Jerez existiese con anterioridad a la dominación musulmana(7). Esta opinión se ve refrendada por el testimonio de los maestros sevillanos Hernán Ruiz II y Martín de Gainza, quienes se encuentran en Jerez entre los meses de marzo y abril de 1550, entre otras cosas para inspeccionar varios nacimientos del término y sopesar el modo de llevar su agua hasta la población. Una de las fuentes visitadas fue la que nos ocupa(8) y ésta fue la única que los maestros consideraron que era posible conducir hasta el casco urbano gastando poco dinero "y asy es de traer segun la poca dystançia de camyno que ay fasta la meter en la çibdad a sant salvador". Sin embargo, no basaban su juicio sólo en la observación del manantial, sino que apoyaban su parecer en los restos arqueológicos existentes en las calles jerezanas, explicando que "yspiriençia ay de ello que agora estan los atanores junto a santa maria del pilar (al final de la actual calle San Agustín) por donde los antiguos moros o christianos truxeron el agua de la dicha fuente del alcovilla (en referencia de Los Albarizones) e la metieron en los alcaçares de esta çibdad"(9), con lo que tenemos que, si la hipótesis de los maestros era cierta, la conducción que comenzaba en una de las vertientes de la colina de Montealegre habría llegado en época islámica hasta Jerez.

NOTAS

1. A.M.J.F. Actas Capitulares. 1483. Fol. 240. 26 de septiembre. Citado por LEÓN MORGADO, María Jesús de: Op. Cit. pp. 77 y ss. La autora, no sabemos con qué fundamento, sostiene que pese a que existía una fuente de Pedro Díaz en el extrarradio de la ciudad, la que se cita en el texto parecía estar en el casco urbano. Es cierto que en el texto se ordena hacer un caño en la fuente, "e se Recoja e aya agua para la çibdad" pero esta indicación se refiere a aquellos jerezanos que se dirigían a la fuente a coger agua, en especial los azacanes.

2. A.M.J.F. Actas Capitulares. 1524. Fol. 208 vto. y ss. 11 de abril. En este cabildo se estaba debatiendo acerca de una petición presentada por Martín Esteban en referencia a la construcción de un pozo en la actual zona de Madre de Dios. Entonces, el caballero veinticuatro Juan de Villacreces dijo en la sala "que el es en que la fuente de pedro dias se adobe y que no se venda otra agua tanto quanto la oviere en la fuente de pedro dias sino ella por que ansi esta pasado por esta çibdad mas a de veynte años".

3. A.M.J.F. Actas Capitulares. 1543. Fol. 663. 1 de agosto.

4. A.M.J.F. Archivo Histórico Reservado. Cajón 2. Expediente 12. Nº 390. Autos entre La Cartuja y el Ayuntamiento sobre La Alcubilla. Se trata de parte del texto de una de las preguntas del interrogatorio.

5. Ib. Se trata de la declaración de Juan Gorrón, vecino del Guijo de Granadilla, en tierras del Duque de Alba.

6. Ib. Se trata de la declaración de Fernán Gómez, vecino de la Alquería de Juan López, en el Condado de Niebla.

7. ROMERO BEJARANO, Manuel: De los orígenes a Pilar Sánchez. Breve historia de Jerez. Jerez. Remedios 9. 2009. pp. 13 y ss.

8. A.M.J.F. Actas Capitulares. 1550. Fol. 158 vto. 13 de marzo. Se presenta en el cabildo la cuenta de los gastos que se habían realizado en la inspección de los maestros a la fuente de Los Albarizones, la de Romanina y al río Guadalete a la altura de El Portal.

9. A.M.J.F. Actas Capitulares. 1550. Fol. 258 y ss. 9 de abril. Se trata del voto emitido en el cabildo por el caballero veinticuatro Francisco de Trujillo, en el que parafrasea el informe emitido por Ruiz y Gainza.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios