Juan Manuel Sainz Pena

El cabrito de Anselmo

La torre de vigía

11 de junio 2019 - 01:30

-por allí viene el cabrito del Anselmo. Míralo. Pues anda que no se está poniendo viejo y gordo el joío.

-Y lo malamente que se viste el desgraciao. Si lo viera la pobre de la Virtudes se moría otra vez.

-Dicen que la pobre mujer se murió de los disgustos, porque este es un putero y un cacique. Mira, mira que andares me trae calle arriba, con to lo feo que es.

María y Encarnación, 75 años por cabeza, la una enlutada de por vida y la otra con un trajecito de hacía veinte años; las medias hasta las rodillas y pantuflas, no faltaban a la cita. Con la piel plagada de arrugas, la barbilla llena de vellos canos y los labios en inagotable vaivén, se aferraban al chismorreo como único distraimiento.

-Mira, mira -repitió Encarnación alzando un poco el bastón donde apoyaba sus manos cuando estaba sentada-. Si es que no puedo ni verlo. Vaya vida que le dio a la Virtudes. Con la garrota le daba en la cabeza, mal nacío, vicioso. Caaaaanalla.

-¡Shiiiist! ¡Calla, leche, que te va a oír!

Enmudecieron las dos viejas cuando el hombre que venía calle arriba para ganar la alameda pasó junto a ellas.

-Buenos días, señoras.

-Buenos días, Rafael -respondió una, calló la otra, azorada.

-Pues… pues no era el Anselmo, niña.

-Ya lo decía yo, que andaba muy gordo y muy feo. Es el marido de la Luisa.

-Pos lo hemos puesto vestío de limpio.

-Anda sí. Vamos a tomarnos un carajillo.

Se levantaron las dos ancianas con mil trabajos y bajaron la calle cogidas del brazo.

-Pero bueno -dijo María- que el Anselmo ese es un canalla y un sinvergüenza.

-Pero sinvergüenza. Y seguro que el marido de la Luisa, el que ha pasao, es otro igual.

-Seguro, seguro. Si en el aquí no hay más que eso. Eso y cotillas.

-Di que sí, Encarnita. Valiente mierda de pueblo.

También te puede interesar

Lo último

stats