Hace tiempo que quería decírtelo y no había encontrado la manera de hacerlo. Hoy el Diario me presta estas líneas para decirte gracias, Ismael.

No sé por dónde empezar, las sensaciones y las vivencias se me agolpan en la cabeza. Lo que vimos, oímos y sentimos el pasado sábado 26 en el Teatro Villamarta fue sencillamente maravilloso.

Hoy, que tenemos un exceso de información, pero poca emoción, tú solo –y tu magnífico pianista- has tenido la capacidad de emocionarnos.

Simplemente por haberte dado a luz artísticamente, el Teatro Villamarta justifica plenamente su existencia. De no existir el Teatro, tu vida artística Ismael, y la nuestra contigo, sería distinta.

Dicen que la vida es aquello que transcurre mientras nosotros hacemos planes. En estos 20 años has crecido profesionalmente de una manera extraordinaria y nosotros hemos crecido y aprendido a tu lado.

Tú has paseado el nombre de Jerez por los más importantes escenarios operísticos del mundo, y eso –en lugar de convertirte en un ser presuntuoso, de los que tanto abundan- te ha servido para desarrollar una rara cualidad que sólo poseen los más grandes: la humildad. Tu corazón es tan grande como tú y no sé distinguir con claridad si eres mejor persona o mejor tenor.

Tanto es así que tuviste, en este memorable cumpleaños que tardaremos mucho en olvidar, palabras de recuerdo y cariño para tu primer mentor, Paco López; tu maestro ya en el cielo Alfredo Kraus y tu maestro actual Angelo Capobianco.

Aunque el tango dice que veinte años no es nada, para ti ha significado toda una vida. Dicen que en el corazón residen los mejores sentimientos del ser humano, por eso, desde él me gustaría decirte, Ismael Jordi, muchas gracias por ser como eres.

Espero verte en nuestro Teatro Villamarta en tu próximo cumpleaños artístico dentro de 20 años. Si no pudiera venir, sólo te pido un pequeño favor. Que tu voz inunde Jerez de ese bello villancico de nuestro paisano Manuel Alejandro, “Sembrar en Navidad”. Allá donde me encuentre me llegará el latido de tu corazón, porque eso y no otra cosa es la música, una emoción.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios