Tribuna Libre

José María Esteban González

Presidente de la Real Academia Provincial de Bellas Artes de Cádiz

Luis Gonzalo González, un arte con sabor muy jerezano

La Real Academia Provincial de Bellas Artes de Cádiz, que es por su propio nombre y dimensión de alcance provincial, en su nueva etapa, está muy interesada en tomar contacto real con las manifestaciones de la Bellas Artes en todo el territorio de las comarcas de Cádiz. Nuestra intención es conocer y relacionarnos con las nuevas tendencias y tratar de conectar con la realidad del Arte Contemporáneo.

Uno de los ejemplos actuales de mayor producción e interés, no solo por sus características artísticas, que lo dotan de una expresión diferente entre la realidad y la abstracción de un muy cuidado y subyacente dibujo con formalismo muy onírico, como es la obra de nuestro académico Luis Gonzalo González González.

Luis Gonzalo, pertenece a esa dualidad expresiva que lo lleva a transitar entre los dos mundos provinciales, el de la capital y el de la gran ciudad alternativa de gran influencia en la provincia que es Jerez de la Frontera. Este interesante pintor cuyo abigarrado repertorio colorístico de acusados ecos clásicos, formas esponjosas y evanescentes, propone una nueva manera de entender la pintura de enorme originalidad.

Originalidad que se transfiere a la materialidad  de un lienzo o soporte cual sea, no solo con abundantes investigaciones y razones prácticas en patentes en piedra, tejidos como la seda, hormigón, vidrio, etcétera, sino con un originalísimo vehículo que hasta ahora, que yo haya sabido, nunca se ha  utilizado, como es el color de los amables, generosos y brillantes vinos de Jerez. Esta cualidad enológica de la pintura la dota de mayor integración esencial en el marco que hablamos.

Con ser muy interesante la oferta pictórica de Luis Gonzalo, lo que asombra es la generosa compañía con la que establece el dialogo de sus cuadros con las instituciones y los particulares. La afortunadamente abundante producción de este pintor, su esfuerzo le cuesta, académico desde hace muchos años de la de Cádiz y también de la jerezana de San Dionisio, siempre va sujeta a la donación de gran parte de ella, en casi todos los innumerables sitios de interés cultural,  donde se albergan  ordenadamente para disfrute y encuentro de todos.

No es por lo tanto difícil de entender que esta generosidad, junto con la profunda y a la vez amplias tonalidades de la mirada de sus obras, se deba agradecer por quienes las reciben en un hecho de justa contraprestación. Es por ello que, en mi opinión, creo que las iniciativas jerezanas de la apertura de un museo con su obra cedida en la sala del antiguo edificio del Mercado en el barrio de La Plata, testigo de vida del pintor.

Un museo que a la vez se incorpore a la oferta cultural de la ciudad y de la provincia como espacio de interpretación, investigación, divulgación y valoración de la obra que allí se expondrá y las nuevas tendencias. Por otro lado sigue pendiente, por parte también del  Ayuntamiento, y yo sé que la alcaldesa esto no lo olvida, la propuesta de hacer hijo predilecto de la ciudad a este generoso pintor. Llegan tiempos de los reconocimientos.

Sirvan esta líneas para deducir, no solo nuestro incondicional apoyo a las Bellas Artes en su mejor expresión como Academia Provincial que somos en la persona de Luis Gonzalo González y las iniciativas que se impulsan alrededor de él, sino también en el testimonio claro de defensa necesaria a un hecho que aquí se delata.  

En esta época de pandemia, la amplia generosidad del Arte debe servir para transitar con mayor facilidad las funestas servidumbres de esta dura época que nos ha tocado vivir y ser testimonio feliz de ella, y Luis nos ayuda con su artística bondad y nobleza. 

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios