La madrileña Plaza de Cibeles, el pasado sábado. La madrileña Plaza de Cibeles, el pasado sábado.

La madrileña Plaza de Cibeles, el pasado sábado. / EFE/Ballesteros

Me costaba creerlo. Decían que en Madrid iba a nevar como si estuviéramos en una ciudad de la vieja Europa. Con las carreteras cortadas, los muñecos de nieve y las fuentes heladas. Estampa más propia de las películas navideñas que acabamos de dejar que de un típico día de invierno en la Gran Vía o la Puerta de Alcalá.

Pero cuando los copos de nieve empezaron a asomarse por mi ventana el pasado viernes por la mañana, y cubrían coches aparcados, ventanas y tejados, no me quedó más remedio que empezar a creer que, Filomena y el invierno, iban a hacer de Madrid una ciudad blanca; sin tener que depender de ningún éxito deportivo para ello.

Y la nieve, como nunca había visto, cuajó. Siempre he oído historias en mi casa de cuando en Jerez nevó de verdad, hará ya más de sesenta años, y una hermana de mi abuelo a la que nadie creía, llenó un cazo de nieve y lo lanzó al vuelo para que todos lo vieran. Lo mismo hice yo en la noche de la primera nevada, y como si volviera ser niño, me asomé a mi ventana dejando que la nieve entrara en la casa de un jerezano en la capital.

A lo largo del fin de semana, Madrid, que ha sufrido con especial inquina el azote de la pandemia, ha tenido un motivo para la ilusión. Porque la nieve en la ciudad parece magia. Y niños y mayores se han lanzado a la calle con botas, guantes… y hasta esquíes y trineos.

Los que no estábamos tan preparados para esta nieve metropolitana, hemos disfrutado de un nuevo confinamiento, pero, indudablemente, más placentero que el anterior; porque asomarte a la ventana y disfrutar de la gran nevada, alegra cualquier corazón.

Dejó escrito Hemingway que, en las noches frías de Madrid, lo mejor, era tomarse una copa de brandy de jerez e irse a dormir. Pues no creo que haya habido nunca, mejor ocasión que la de este, aunque helado, inolvidable fin de semana.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios