Club Dumas

Al turismo una sonrisa

Una turista británica dijo que había muchos españoles en España y pidió la devolución del coste de sus vacaciones

Cuando a mediados del siglo XX los brasileños querían reírse de los lusos, recitaban aquella satírica estrofa que decía: "Asombrose un portugués, que desde su más tierna infancia, todos los niños en Francia, supiesen hablar francés". Este tipo de situaciones donde aparece la sorpresa frente a lo evidente no suelen ser habituales, pero en el caso de España, con los millones de turistas que nos visitan, siempre hay sitio para todo y para todos. La británica Freda Jackson, a sus 81 años, se ha convertido en el ejemplo del veraneante que es capaz de quejarse por cualquier cosa. Tras decir que hay muchos españoles en España, y que porqué los españoles no evitan ir de turismo a Benidorm y dejan a los ingleses a sus anchas, ha pedido la devolución del importe de sus vacaciones. Curiosamente la cuestión económica parece que es el eje central en todo este tipo de individuos, que tras poner su reclamación sobre la comida, bebida, compañía o Dios sabe qué, rápidamente quieren el reembolso o unas nuevas vacaciones en algún otro lugar. Suponemos que no pedirán que la nueva ubicación sea en España, porque entonces deberían detenerlos por reincidentes.

Evidentemente el número de ejemplos bochornosos sobre el comportamiento de algunos ingleses en nuestro país, ya sean hooligans deportivos o británicos en Magaluf, es bastante excepcional respecto a los millones de turistas que esa región nos aporta. De ahí que las palabras de Freda Jackson queden más para el recuerdo sarcástico que para los anales del turismo. De lo contrario podríamos llegar a sorprendernos, cuando viajamos por ejemplo a Londres, de la gran cantidad de londinenses que hay, y de como es inaudito que todas las señales y demás anuncios en Inglaterra están escritos en inglés.

Al final, estas anécdotas tan propias de la Inglaterra imperial, nos hacen entender porqué cuando hay niebla en el Canal de la Mancha son capaces de decir que el continente se ha quedado aislado. Ser durante tantos años el ombligo del mundo, a veces envidiados por sus conocimientos y avances y otras temidos por sus corsarios y piratas, debe enraizar esa forma de pensar vaga y simplista. Pero el mundo ya no es tan pequeño como antes ni el resto somos la Commonwealth, por lo que bienvenidos sean todos los turistas del orbe, incluida Freda, y sigan disfrutando de un país que abre sus puertas a todo el que quiera descanso, cultura y diversión.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios