Cipriano / Egido / Asesor Del Centro Del Profesorado De Jerez

A vueltas con la Educación...

La Ley General de Educación de Villar Palasí era la que estaba en vigor cuando se inició nuestra transición a la democracia. Aprobada en 1970, fue denominada Segunda Ley General de Educación, y venía a sustituir a la vieja Ley de Instrucción Pública de 1857 (conocida como Primera Ley General de Educación o Ley Moyano, ministro que la impulsó desde la cartera de Fomento), y que, eso sí, con muchos retoques, aguantó más de 100 años en vigor... Si sumamos el tiempo que lo estuvo la de Villar Palasí, hace un total de 133 años con sólo dos leyes educativas. Hoy resulta increíble.

La ley del 70 era la de nuestra EGB (Enseñanza General Básica), gratuita y obligatoria de los 6 a los 14 años, que iba precedida de la Escuela de Párvulos, y daba paso a la enseñanza postobligatoria con dos posibles caminos a transitar: uno más académico, orientado a la Universidad, con tres cursos de BUP (Bachillerato Unificado Polivalente) y el COU (Curso de Orientación Universitaria), y otro profesional, la FP (Formación Profesional).

El dictador murió en 1975, en 1978 entró en vigor nuestra Constitución y empezó el frenesí legislador en materia educativa: La Ley Orgánica de Estatutos de Centros Escolares (LOECE de 1980) y cinco años después la Ley Orgánica del Derecho a la Educación (LODE) que aún no modificaban la estructura del sistema; la Ley Orgánica General del Sistema Educativo (LOGSE de 1990), es la que trajo las actuales Educación Primaria y Secundaria, elevando la etapa educativa gratuita y obligatoria hasta los 16 años; La Ley Orgánica de Calidad de la Educación (LOCE de 2002), que no se llegó a aplicar; y la Ley Orgánica de Educación (LOE, de 2006), que establece las Competencias como elemento central del curriculum, y ahora en desarrollo.

Esta ingente producción legislativa se desarrolla en medio de una serie de transformaciones que se producen en la realidad española en su proceso de consolidación de la democracia: juego de partidos, ejercicio de derechos y libertades, descentralización política, integración en Europa, en la OTAN..., una consolidación democrática en la que sin duda este largo parto educativo, que no parece tener fin, ha jugado un papel fundamental.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios