Es hora de abrir algunas válvulas de escape

Editorial

La pandemia tardará en desaparecer. Hay que permitir, donde se pueda, desahogos controlados a niños y adultos

19 de abril 2020 - 01:37

Poco a poco los ciudadanos vamos comprendiendo que superar la pandemia del coronavirus va a ser mucho más complicado y lento de lo que creímos en un principio. Incluso, hay prestigiosos científicos que apuntan a que habrá que continuar con las medidas de distanciamiento social (la única arma certera que, por ahora, tiene la humanidad) hasta el año 2022. Lo cierto es que, aunque ya se está consiguiendo superar la crisis hospitalaria del inicio de la pandemia, todavía queda mucho para derrotar definitivamente al Covid-19, por lo menos hasta que se encuentre una vacuna (los cálculos más optimistas apuntan a unos seis meses) o se consiga hacer test a toda la población para saber quiénes se deben aislar para romper la cadena de infecciones. Por tanto, el Gobierno debe ir ya pensando no sólo en el regreso paulatino de la comunidad económica y empresarial, como ya está haciendo con algunos desaciertos, sino también en la relajación del confinamiento de las personas, y muy especialmente de los niños. El Ejecutivo tiene que colaborar más con las autonomías para decidir qué territorios pueden empezar ya a permitir algunas actividades fundamentales para el bienestar físico y mental de los ciudadanos, cuyo deterioro puede suponer un problema médico en el futuro. Siempre que se cumpla con todas las garantías sanitarias, es hora de que se permitan salidas controladas para hacer ejercicio individualmente. También de que los más pequeños, que llevan más de cinco semanas de estricto confinamiento (a veces en pisos pequeños y con poca luz natural), puedan salir a la calle acompañados por mayores y sin contactos con terceros. Los niños están haciendo un esfuerzo tremendo, aprendiendo a teleestudiar sobre la marcha y sacrificando lo más preciado en la infancia y la adolescencia: el ocio al aire libre y con los amigos. Es justo y necesario que se abran algunas válvulas de escape, más teniendo en cuenta que la pandemia puede durar aún muchos meses en ser controlada.

También te puede interesar

stats