Provincia

Los padres de un niño autista piden un refuerzo escolar para su hijo

  • Iván, de 3 años, sólo cuenta media jornada con un monitor personal en su colegio de Paterna de Rivera

Francisco Javier y Toñi, ayer, en Cádiz. Francisco Javier y Toñi, ayer, en Cádiz.

Francisco Javier y Toñi, ayer, en Cádiz. / j.b.

"Ya nos advirtieron que en la Delegación de Educación ni nos recibirían y así ha sido". Así se expresaba ayer Toñi Domínguez, madre de un niño de tres años y medio que padece autismo.

El pequeño Iván está escolarizado en un centro de su localidad, en Paterna de Rivera, pero tan sólo cuenta con el apoyo de un monitor específico a partir de las once de la mañana cuando el niño entra en el cole a las nueve de la mañana. Tanto ella como su pareja, Francisco Javier Meléndez, reconocen que el colegio El Llano, donde Iván está escolarizado, cuenta con una profesora y personal de apoyo, "pero nuestro hijo necesita algo más, ya que no habla y ni siquiera te mira cuando se le habla". "Cuando se hace caca o pipí entre las nueve y las once, que es el tiempo en el que no cuenta con un apoyo específico de un profesional, el personal de su colegio se ve forzado a llamarnos por teléfono para cambiarle el pañal".

Se da la circunstancia de que tanto Francisco Javier como Toñi trabajan en la actualidad y "tenemos que buscar siempre a alguien que nos eche un cable porque para nosotros no es fácil abandonar nuestros trabajos para ir a cambiarle el pañal a Iván".

Ayer mismo, antes de acudir a los medios de comunicación para denunciar su caso, se dirigieron a la delegación de Educación en Cádiz capital pero allí, según Toñi y Francisco Javier, "nadie nos ha recibido porque dicen que están hoy todos reunidos. Sólo nos han dicho que nos llamarán".

Este año afirman que se las han apañado como han podido pero cuentan que el año que viene se agravará la situación porque en el centro escolar en el que cursa Iván se matriculará otro pequeño con un cuadro médico similar al de su pequeño. "Ahora no sólo tendremos un monitor a media jornada sino que tendremos que compartirlo con otro niño, que también, como Iván, lo necesitará para su desarrollo presente y futuro", cuenta Toñi.

"Se ve que es listo pero tiene unas necesidades especiales que requieren la atención de un especialista que sepa manejarse con pequeños con estos síntomas y este cuadro médico".

En la actualidad, en Paterna de Rivera hay un monitor que tiene que compartir su horario entre dos centros escolares de la localidad, lo que le obliga a tener que pasar parte de su jornada laboral en un centro y el resto en el otro centro, según cuentan los padres del pequeño Iván.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios