Provincia

"La unidad ya no es una opción para el PSOE, es una obligación"

  • El candidato Patxi López reúne en El Puerto a la vieja guardia socialista en la provincia

  • Cree que "es muy poco democrático decir quién tiene y quién no tiene proyecto"

Patxi López, ayer durante su acto celebrado en una bodega de El Puerto. Patxi López, ayer durante su acto celebrado en una bodega de El Puerto.

Patxi López, ayer durante su acto celebrado en una bodega de El Puerto. / ANDRÉS MORA

Unidad y convencimiento de que la militancia socialista le dará su confianza para reconstruir un partido que logre vencer al PP. Estas fueron las principales líneas argumentales que ayer trasladó el ya candidato a hacerse con la Secretaría General del PSOE, Patxi López, en un acto con militantes celebrado en El Puerto por la tarde, después de haber visitado Algeciras por la mañana.

El tercer aspirante en liza en las primarias socialistas (junto a Pedro Sánchez y Susana Díaz) no estuvo solo. Contó con el apoyo de la vieja guardia del PSOE gaditano: desde José Antonio Gómez Periñán a Luis Pizarro, junto a su hijo Javier (alcalde de Alcalá de los Gazules), pasando por 'históricos' como Manuel Brenes, Domingo Sánchez Rizo, Chiqui Pérez Peralta, María Colón, Rafael España, José María Reguera, Ana Mosquera o Evangelina Naranjo.

Todos participaron en un debate interno con el candidato. Pero antes atendió a los medios. Patxi López quiso dejar claro que no va a participar de una campaña embarrada: "Estoy convencido de que una inmensa mayoría quiere dejar atrás la división, unirnos y caminar juntos por la senda del socialismo otra vez. unirnos en torno a un proyecto de izquierdas exigente, sin complejos y que no humille a nadie".

Preguntado acerca de las críticas que llegan desde la candidatura de Pedro Sánchez, López sí se defendió: "Es curioso cómo alguien se atribuye a sí mismo la capacidad de decidir quién tiene un proyecto y quién no. Me parece muy poco democrático. Hay tres candidaturas, tres proyectos, tres modelos y los militantes decidirán. No me gusta cuando se juega a lo mío es lo bueno y lo demás es lo malo o yo soy el representante de la izquierda del siglo XXI". E insistió con rotundidad en que, en la situación en la que está el partido, "tengo muy claro que la unidad ya no es una opción para el PSOE, es una obligación".

Aseguró el candidato socialista que "si seguimos divididos da igual quién gane las primarias, porque vamos a perder todos. Si seguimos enfrentándonos entre nosotros no nos enfrentaremos a la derecha que es lo que tenemos que hacer". Así, desveló que al día siguiente de celebrarse las primarias que decidirán quién manda en el PSOE, "si soy secretario general llamaré a los otros dos candidatos para sentarnos en una mesa y decir que se acabó la broma, que sólo hay una opción: integrar, sumar. Y si no fuera elegido secretario general, llamaría a quien salga elegido para decirle lo mismo". Sin entrar en guerra directa con ninguno de los otros dos candidatos, sí lanzó más recados, y dijo que en esta nueva etapa socialista "no nos podemos permitir el lujo de volver a tener congresos fallidos, con apariencia de unidad pero el que pierde en el fondo se organiza como una especie de oposición interna. Este proceso no se trata de los susanistas, pedristas o patxistas, es hacer un proyecto que acabe con la derecha y para eso hay que debatir".

Tampoco quiso entrar en guerra de cifras, y dijo que estará satisfecho con los avales "que me permitan ser candidato". "He recorrido ya 30.000 kilómetros y me he encontrado con muchos militantes. No hago estos grandes actos a los que se lleva a la gente en autobuses para agitar banderas. Converso con ellos y sé qué es lo que quieren y coincide plenamente con lo que estoy defendiendo. Los militantes no se van a dejar coaccionar por nadie. Esto de los aparatos de los secretarios generales y los barones ya me parece muy antiguo para el PSOE. La militancia tiene su momento y es este".

Por último, Patxi López se refirió a una de las noticias de la jornada de ayer, la citación de Mariano Rajoy como testigo en el caso de la trama Gürtel. Aseguró que "ya después de esto, Rajoy debe asumir alguna responsabilidad. Llevamos muchos años en los que el PP está dentro de tramas de corrupción más que evidentes y ningún dirigente ha asumido ninguna responsabilidad por lo que ha pasado. En política necesitamos no sólo ser limpios sino dar ejemplo y Rajoy debería darlo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios