Tradición

El Cristo de la Viga recibe el bastón de mando de Jerez

  • La costumbre parte de 1947 cuando la cofradía da el nombramiento de hermano honorario al Consistorio

La Catedral volvió a abrir sus puertas en la mañana ayer para una singular cita ante el Cristo de la Viga. Fue la entrega del bastón de mando de la ciudad, de manos del Ayuntamiento, a esta imagen, que tuvo lugar justo al acabar la misa de once de la mañana.

Representantes del gobierno jerezano con la alcaldesa María José García-Pelayo al frente, junta a la gestora de la hermandad, presidida por el comisario Francisco Gil, participaron en este acto que tiene su origen y su argumento histórico en el año 1947 cuando la corporación con sede canónica en la Catedral concedió al consistorio el título de hermano honorario.

La anterior junta de gobierno, con José Antonio Valenzuela al frente como hermano mayor, propuso recuperar la tradición de entregar el bastón de mando al Crucificado por parte del gobierno local, a lo que se accedió y desde entonces se viene desarrollando frente a los pasos del Cristo de la Viga y Nuestra Señora del Socorro cada mañana del Lunes Santo en las horas previas a la salida procesional de la hermandad. De esta forma, las corporaciones nazarena y la municipal vienen a confirmar esos lazos de unión rememorando lo que fue el primer juramento o voto que se adoptó allá por la década de los cuarenta del siglo pasado. Al mismo tiempo, este acto significa recuperar señas de identidad de una hermandad considerada como muy jerezana y que lleva a gala poseer signos como el de ayer.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios