Semana Santa

Tres siglos de plegarias

  • La hermandad del Desconsuelo celebra los 300 años de la bendición de Nuestro Padre Jesús de las Penas

EL Rey Felipe V y el Papa Clamente XII eran las máximas autoridades en la sociedad cuando el 26 de mayo de 1712 se constituyó la primera junta de gobierno en la iglesia de San Mateo. Años más tarde, ya hacían estación de penitencia la Madrugada del Viernes Santo a las cinco de la mañana, para no coincidir con la procesión de Jesús Nazareno, que salía entonces de San Francisco. También hay constancia de que procesionaron tanto Viernes Santo como Jueves Santo por la tarde.

En 1713, recién aprobado el reglamento, se bendecía la imagen de María Santísima del Desconsuelo, como bien se celebró el año pasado esta efeméride, con la salida procesional de la imagen en su paso de palio. Así, la imagen de Nuestro Padre y Señor fue bendecida con el título "de las Penas" el día 23 de abril de 1714 (Viernes de Dolores), según consta en sus primitivas reglas. Este acto fue realizado por el entonces canónigo de la Real e Insigne Iglesia Colegial, Martín Real de Morales, por comisión del provisor.

La talla de Nuestro Padre y Señor de las Penas es de talla completa y no está firmada, pero es atribuible al jerezano Francisco Camacho Mendoza, que tuvo un taller en la jerezana plaza de Plateros. No obstante, sobre ésta siempre ha existido controversia, porque un sector de la crítica la consideraba obra del siglo XVII y otro sector la fecha en el siglo XVIII, fundándose en que, por su realización, tiene el movimiento y la emoción de dicho siglo.

Según el archivo de la hermandad, la imagen del Señor de las Penas se colocó inicialmente también en la capilla inaugurada en 1727, como consta en el inventario parroquial de 1769.

Así, la cofradía se enfrentó desde su fundación a numerosos vaivenes, siendo uno de los más importantes en 1867, cuando se disolvió la corporación. Casi 30 años después, se reorganizó la hermandad por iniciativa del comercio jerezano mediante el nombramiento de una comisión gestora que tampoco llegó a buen puerto. Hasta 1898 no se llegaría a constituir la cofradía, acuerdo que duraría hasta 1923, cuando se volvió a disolver (aunque no procesionaba desde 1905).

No fue hasta la década de los años 30 cuando la hermandad se reorganiza definitivamente, llegando a su plenitud cofradiera en Martes Santo, con la vestimenta que hoy día se conoce y bajo el título popular de 'Los Judíos de San mateo' por los sayones de cartón que salían junto a Jesús de las Penas. Estas imágenes salían en el antiguo paso de misterio de la época, muy pequeño y de inspiración clásica, hasta que debido a una gran mojada no fue posible restaurarlos. Años después, fue encargada el resto del conjunto que hoy presenta el misterio a Ramón Chaveli, que procesionan desde 1968 sobre la imponente canastilla de Guzmán Bejarano.

Por esto, la hermandad de San Mateo celebra este año la efeméride de la bendición de Nuestro Padre Jesús de las Penas, que culminará con una salida extraordinaria el próximo mes de octubre. Uno de los actos más especiales organizados por la corporación tendrá lugar el próximo mes de septiembre, cuando Jesús de las Penas se traslade al Hospital San Juan Grande como muestra de apoyo y bendición a los enfermos del centro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios