Semana Santa

Pacientes, pero no resignados

  • Después de 30 años, Humildad y Paciencia hará esta tarde estación de penitencia a la Catedral por primera vez

EL camino de la hermandad de Humildad y Paciencia no ha sido un camino de rosas. Sus hermanos se han ganado, con mucha humildad, mucha paciencia "pero nada de resignación", el lugar que ocuparán esta tarde en el Martes Santo.

Una corporación con más de dos siglos de historia que comenzó a renacer hace más de 30 años cuando un grupo de chavales "impulsamos a la hermandad con el visto bueno de la comunidad religiosa de la Santísima de la Trinidad, aunque en el último momento la superiora de la orden nos lo negó", recuerda el actual hermano mayor de Humildad y Paciencia, José Bellido.

Esta negación por parte de la comunidad religiosa fue una constante 'lucha' entre hermanos y la orden que no se terminó de saldar hasta el pasado año 2011.

"En un primer momento no tuvimos ni el apoyo de Rafael Bellido Caro", recuerda el hermano mayor. "No teníamos absolutamente nada a favor, solo la voluntad y las ganas. Don Rafael no era proclive, no había manera con la comunidad religiosa, el ambiente cofradiero ponía más pegas que otra cosa porque nos llamaban los 'rebotaos' a los que formaban nuevas cofradías...". No fue hasta 1993 cuando se constituyeron como asociación parroquial, bajo el amparo de Bellido Caro.

El problema derivaba en la negación de las religiosas para que el Cristo realizara estación de penitencia desde la Santísima Trinidad. La hermandad ha pasado por la parroquia del Corpus Christi, Los Descalzos, la Santa Iglesia Catedral y San Dionisio hasta que el pasado 2011, un cambio de superiora en la comunidad religiosa provincial propició el tan ansiado sí.

"Recuerdo que la superiora me echó la misma mirada que mi suegra cuando me casé", bromeaba emocionado Bellido, quien no se podía contener las lágrimas cuando contaba cómo dijo a la hermandad que se hacía realidad el sueño de salir desde la Santísima Trinidad. "Me lo dijeron un Miércoles de Pasión, y me guardé la noticia hasta el mismo Sábado de Pasión, que hacíamos estación de penitencia desde San Dionisio. El párroco, José Luis Repetto, quiso hacer un rezo para que las hermanas nos dejaran salir desde la Trinidad, y ahí fue cuando solté que no, que no hacía falta, que ya nos lo habían concedido", se enternecía el hermano mayor.

La única pretensión de esta hermandad para su salida procesional es "ser ella misma. Se aporta a sí misma a la Semana Santa; y lo único que pido es que con el paso de los años, conserven la identidad de la hermandad". El hermano mayor confesaba que "Siempre hemos tenido en mente que saliéramos el Jueves Santo como la antigua hermandad, pero por circunstancias de la comunidad no pueden estar pendientes de nosotros, y nosotros queremos que estén presentes".

Comentaba Bellido que "los tres obispos han puesto su granito de arena. En el año 2000, don Rafael nos hizo hermandad. En 2008, Juan del Río nos hizo cofradía y este año José Mazuelos nos ha mandado a la Semana Santa". "Humildad y Paciencia es el título y nuestro lema. Y constancia, mucha constancia", apuntillaba.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios