Fútbol | Tercera División

Xerez CD y Xerez DFC firman un justo empate en el duelo del respeto y el miedo (0-0)

  • El Deportivo, mermado por las bajas, planta cara y contrarresta al equipo de Masegosa, que no se siente cómodo en el campo y apenas genera peligro

Álex Colorado intenta agarrar por el brazo a Israel, que se dispone a golpear el balón. Álex Colorado intenta agarrar por el brazo a Israel, que se dispone a golpear el balón.

Álex Colorado intenta agarrar por el brazo a Israel, que se dispone a golpear el balón. / Manuel Aranda

Comentarios 2

Xerez CD y Xerez DFC se volvieron a ver las caras en competición oficial y el derbi del máximo respeto terminó en tablas. Primó la cautela, el no cometer errores, la intensidad y el no arriesgar en exceso con el juego alegre de ataque. El trabajo defensivo le ganó la batalla al ofensivo. Los dos querían ganar pero era más importante no perder. El campo, en mal estado y pesado pero al menos con el césped recién cortado, no invitaba a demasiadas florituras y perjudicó más al equipo de Masegosa.

El punto para el Deportivo, que llegaba en cuadro por las numerosas e importantes bajas y después de una semana marcada por los problemas extradeportivos, hasta puede saber a poco, ya que hizo más con menos ante un rival muy superior en cuanto a plantilla y clasificación, que no pudo demostrar su potencial. Los de Masegosa estuvieron demasiado pendientes de no dar concesiones y sus hombres ofensivos, muy vigilados, tampoco tuvieron la inspiración de otros días, ya que apenas le vieron la cara a Fran. Con la igualada, encadenan ya siete jornadas sin perder.

Nene Montero se estrenaba en el banquillo y puso apostó por un once muy similar al que ganó en Lebrija. Sin Pedro Carrión, Amin fue el referente y mientras tuvo cuerda fue el jugador que más peligro generó. Masegosa también apostó por su once tipo, con Juan Gómez como carrilero y totalmente recuperado de los problemas que tuvo en los isquios en el triunfo ante el Espeleño.

El derbi arrancó con emoción. Cuando aún muchos espectadores estaban ocupando su sitio en las gradas, Sergio Narváez no abrió el marcador de milagro. En el saque de centro, vio a Juan Flere adelantado, no se lo pensó y probó fortuna. El portero xerecista detuvo el balón en dos tiempos con muchos aficionados gritando gol.

El Deportivo quería marcar territorio, buscaba tocar el balón en un césped que no lo permitía e intenta generar con un Sergio Narváez que destacaba sobre el resto. A los cinco minutos, el centrocampista lo volvió a intentar con un lanzamiento lejano que se le marchó desviado.

Con intensidad, muchas tarjetas amarillas, un ritmo lento y con pocas oportunidades, la primera aproximación del Xerez DFC llegó superada la media hora, cuando una acción individual de Juan Gómez no la convirtió en gol Bello por poco. Su tiro desde la frontal del área se le marchó por encima del larguero.

Poco antes del descanso, fue el Deportivo el equipo que dispuso de una opción que Amin tampoco pudo finalizar. Piñero habilitó un buen balón al atacante, que no se lo pensó en intentó superar a Flere desde bastante lejos. Su lanzamiento se marchó rozando la escuadra.

El paso por vestuarios no cambió el guión en exceso, aunque en esta oportunidad fue el equipo de Masegosa el que salió más enchufado pero le faltó pegada en esos buenos minutos para decantar la balanza a su favor a balón parado. Javi Casares no llegó a rematar una acción ejecutada por Álex Colorado (58'). A la hora de partido, Fran se lució para despejar a saque de esquina un cabezazo envenenado de Álex Colorado.

Poco a poco, la batalla se fue equilibrando y ya primaba el no perder al ganar, aunque niguno de los dos equipos renunciaba a sentenciar en una contra o en un despiste del rival. Israel remató de cabeza a las manos de Flere (69') una falta muy bien ejecutada por Sergio Narváez, poco después fue Naranjo el que no atinó a batir al meta del XDFC (80'). Luna, que había entrado por Juanma Aguilar, inició una contra que su compañero en la banda derecha no supo resolver.

La afición del Deportivo se animó en la recta final y quiso dar el último empujón a sus jugadores, a los que ya comenzaban a faltarles las fuerzas por el esfuezo. Casi sobre la campana, Padilla no aprovechó un balón a la espalda de la defensa del Deportivo y luego sólo hubo tiempo para que el árbitro expulsara a Israel por doble amarilla. Justo empate y deportividad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios