Xerez DFC -Betis Deportivo | Crónica

Vuelan de Chapín dos puntos en el último suspiro (1-1)

  • Justo empate en un partido equilibrado y con muy pocas oportunidades de gol

  • Sergio Narváez adelanta a los azulinos y Raúl empata en el último minuto

Amin intenta llegar al balón cayéndose ante la presión de Paul. Amin intenta llegar al balón cayéndose ante la presión de Paul.

Amin intenta llegar al balón cayéndose ante la presión de Paul. / Vanesa Lobo

El Xerez DFC dejó escapar ante el Betis Deportivo dos puntos de oro en el minuto 90. El empate fue justo y el reflejo de lo que se vio sobre el terreno de juego. Fue un partido equilibrado entre dos de los mejores equipos de la categoría, en el que cada uno con sus armas intentó demostrar su jerarquía. El cuadro xerecista tuvo que tirar de experiencia, calidad individual y saber estar para frenar el ímpetu y el mayor nivel físico de un filial con descaro y también con muchísima calidad.

Medían sus fuerzas segundo y tercero y las dos escuadras que más goles marcan en el Grupo X pero la cita fue fiel a las estadísticas, pocos tantos en los enfrentamientos directos y respeto, especialmente a cargo del Xerez DFC en la recta final del choque.

Sergio Narváez adelantó a los azulinos con un golazo por toda la escuadra desde fuera del área superada la hora de partido y Raúl, de cabeza, superó a Camacho tras un centro lateral mal defendido en una acción muy rápida de Calderón. Chapín enmudeció y no hubo tiempo para nada más. 

Con este punto, el XDFC baja un puesto en la clasificación pero sigue en puestos de 'play-off'. Ahora es tercero con 27 puntos, por detrás del Ciudad de Lucena, que sigue líder con 31 y del Salerm Puente Genil, con 28. 

Bernardo Plaza, con Uribe siguiendo el choque desde el palco libreta en mano, lo tenía claro. Lo que funciona no se toca. Y apostó por el mismo once y el mismo dibujo que Tébar sacó ante la Lebrijana y él frente al Córdoba B. En el filial, Rodri se quedó el banquillo de salida, lo mismo que Raúl, tocado tras el encuentro contra el Coria.

El filial entró más fuerte al partido que un Xerez DFC al que le costaba hacerse con el control del balón. Nada más arrancar el choque, Endo recogió un buen balón en el área y batió a Camacho pero estaba en claro fuera de juego.

Sin opciones para generar con facilidad, Amin lo intentó con un lanzamiento desde la frontal que terminó en las manos de Dani Rebollo y cuatro minutos más tarde fue un remate de cabeza de Jacobo tras un buen servicio de Fran Ávila se marchó por encima del larguero.

Fueron las únicas opciones claras en el primer acto de una escuadra xerecista que no se encontraba cómoda ante un filial que se sentía seguro tocando y jugando el balón con criterio pero al que le faltaba acierto en el último pase. Igualdad máxima, poco brillo y menos ocasiones.

El segundo tiempo arrancó sin cambios, sin sobresaltos y con los dos equipos sin generar excesivo peligro. Sólo una caída de Endo junto a Edet en una acción en la que no hubo nada provocó la reacción de la grada contra unos jugadores verdiblancos con la lección bien aprendida.

Los minutos transcurrían y a los 59', Rober se ganó la bronca de Bello por tirarse dentro del área cuando corría junto a él, en una jugada que el árbitro resolvió con amarilla para ambos por ensalzarse después de la acción.

Plaza movió el banquillo justo después de esa jugada buscando savia nueva y fresca en ataque. Zafra entró por Jacobo. El gol llegó sin que el revulsivo se notase. Apareció la calidad de Sergio Narváez para abrir la lata. El xerecista recogió un balón de Bello en la frontal del área, tuvo tiempo para acomodarse la pelota y la colocó de rosca y con precisión en la escuadra del portal defendido por Dani Rebollo. Un golazo que el centrocampista celebró con rabia con la grada (62').

Ruano agotó los cambios buscando el empate dando entrada a Rodri y Raúl y Plaza buscaba amarrar el partido con Astray y Alain. Meléndez, en el 83', intentó sorprender a Camacho con un disparo lejano al que el portero azulino reaccionó bien mandando la pelota a saque de esquina.

El Betis Deportivo no bajó la guardia y en el último minuto su insistencia le valió para sacar petróleo de un centro lateral de Calderón mal defendido que remató de cabeza Raúl al fondo de la red para empatar. Fue un mazazo para el equipo y para la grada, que ya celebraba los tres puntos ante un rival que nunca se entregó y que demostró los motivos por los que está en la parte alta de la clasificación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios