Cambio en Andalucía

Ciudadanos se resiste a cerrar un acuerdo inmediato con el PP

  • Ambos partidos firmarán esta misma semana el calendario de acciones de los primeros 100 días de Gobierno, aunque difieren sobre la supresión de los aforamientos

  • Los populares negociará con Vox en otro ámbito tanto la investidura del presidente como la composición de la Mesa

El equipo de negociación de Ciudadanos, con Juan Marín a la cabeza. El equipo de negociación de Ciudadanos, con Juan Marín a la cabeza.

El equipo de negociación de Ciudadanos, con Juan Marín a la cabeza. / EFE

Comentarios 16

Ciudadanos y PP casi sólo difieren de la rapidez del acuerdo de Gobierno. Los equipos de ambos partidos se han dado este lunes 48 horas más para cerrar el acuerdo programático, que consta de algo más de 80 puntos y de un calendario de actuación para los primeros 100 días. "Me preocupa lo lento que va la negociación, es una ralentización que Andalucía no se puede permitir", ha declarado Juanma Moreno, el candidato del PP a la salida del encuentro.

Todo indica que Albert Rivera ha mandado a tomarse esta negociación con más calma, debido a las reticencias de Ciudadanos a contar con Vox. Esta alianza es necesaria, ya que PP y Ciudadanos sólo suman 49 escaños, a seis de la mayoría absoluta, por lo que necesitan a Vox para la investidura del presidente de la Junta y para la formación de la Mesa del Parlamento, que se elige el 27 de diciembre.

El PP se encarga de Vox

Pero, incluso, en eso, hay un acuerdo implícito. Ciudadanos no negociará con Vox, ni se sentará con ellos, ni siquiera hablará, pero el PP sí. El propio Elías Bendodo, que es el negociador por parte de los populares, ya se ha puesto en contacto con un portavoz de Vox para cerrar los acuerdos imprescindible. De momento, éstos no son de Gobierno, pero sí de elección del presidente del Parlamento y de la formación de la Mesa, donde Vox contará con un representante.

El candidato de Ciudadanos, Juan Marín, ha tratado de escenificar un desacuerdo temporal con el PP. "Es un acuerdo difícil", ha llegado a decir, para después matizar que se logrará esta misma semana, al menos el programático.

Lo que separan a los dos partidos es el asunto de las alianzas y la concreción de varias medidas de regeneración democrática, en especial, la supresión de los aforamientos de los 109 parlamentarios. Ciudadanos quiere que la Cámara andaluza los suprima mediante una reforma del Estatuto que conlleva un referéndum, mientras que el PP es partidario que sea, antes, el Congreso de los Diputados el que dé el paso. Pero, incluso, así, con la reforma nacional, habría que modificar el Estatuto. Juan Marín mantiene que hay otras diferencias sobre la limitación de mandatos y la dimisión de los cargos públicos que queden imputados en una investigación judicial por corrupción. En el PP no ven ningún problema para aceptar estas dos modificaciones. 

Cambiar al PSOE contando con el PSOE

Ciudadanos no desea contar con Vox, y propone que sea el PSOE el que se sume al acuerdo del cambio, un llamamiento que parece a todas luces "inútil", como ha dicho Juanma Moreno. "Es imposible contar para el cambio con quienes queremos cambiar", ha resumido Moreno. Juan Marín ha matizado que tampoco van a negociar con el PSOE, sino que esperan que atiendan a su llamamiento. En definitiva, el apoyo socialista para desbancar a los socialistas después de 27 años de Gobierno es dudoso incluso como intención.

Los equipos negociadores del Gobierno del cambio se han reunido en el Parlamento andaluz durante dos horas. Por parte del PP, han estado Juanma Moreno, Elías Bendodo, Teodoro García Egea, Javier Maroto y Dolores López. Por la de Ciudadanos, Juan Marín, Marta Bosquet, José Manuel Villegas y Llopis.

Juanma Moreno ha sido claro respecto al plazo: quiere alcanzar el acuerdo antes del 27 de diciembre, que es el día de constitución del Parlamento. Debido a las fechas navideñas, espera que todo esté solucionado en la mañana del día 24 de diciembre. Ahora bien, el candidato del PP entiende que el acuerdo afectará tanto a la Mesa como a la composición del Gobierno. Lo uno lleva a lo otro.

La razón es que la presidencia de la Cámara corresponderá a Ciudadanos, probablemente a la almeriense Marta Bosquet. Los otros seis miembros de la Mesa se elegirán entre el resto de los partidos. Para que Vox cuente con uno, será necesario que el PP le apoye en una votación. Sólo con eso lo conseguirá."Si no hubiese un acuerdo para ese día, sería un fracaso que los partidos del cambio no nos podemos permitir", ha dejado claro Moreno.

Vox también quiere que uno de los senadores de designación autonómica sea suyo, pero eso es menos problemático, ya que le corresponde por representación y se vota en una elección donde no es posible oponerse.

De este modo, y si el acuerdo no se malogra, la próxima semana habría un acuerdo para elegir al presidente de la Cámara y para consensuar el nombre del presidente de la Junta. Será Juanma Moreno, pero su elección se puede prorrogar tres o cuatro semanas más. Hay que tener en cuenta que el presidente del Parlamento comenzará a llamar a consultas a los grupos después de que éstos se hayan constituido. Eso lleva una semana.

Si Ciudadanos sigue con las reticencias hacia Vox, es posible que se asista a alguna demora más antes de que Moreno sea elegido en una sesión de investidura. El PP querría que fuese a mediados de enero, pero se puede atrasar un poco más, hasta entrar en febrero. No más.

El Gobierno de coalición pasa por una vicepresidencia para Juan Marín y cinco consejerías más para Ciudadanos, pero en esto aún no se ha entrado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios