Andalucía

Detenidos en Almería cinco miembros de una red internacional de falsificación de tarjetas

  • El grupo tenía ramificaciones en Rumanía e Italia

La Policía han acabado con las actividades en España de un grupo internacional de falsificadores de tarjetas con ramificaciones en Rumanía e Italia y ha detenido en Almería a cinco miembros de la organización que custodiaban todo el material tecnológico necesario para burlar la seguridad de las entidades.

Los cinco arrestados en España se dedicaban a la obtención fraudulenta de dinero en efectivo en cajeros automáticos y a la compra de artículos de lujo, como joyas, telefonía móvil o dispositivos informáticos en la provincia de Almería y en zonas de costa.

Según ha informado la Policía, la actividad de la organización comenzaba en varias ciudades turísticas italianas, en las que la red contaba con especialistas en la clonación de tarjetas bancarias.

La banda instalaba dispositivos ocultos en los cajeros, conocidos como skimmers, con los que copiaban las bandas magnéticas de las tarjetas y los números PIN.

Las numeraciones obtenidas eran enviadas a Rumanía, donde se vendían a través de Internet, y a España, donde se clonaban tarjetas y se obtenía dinero efectivo.

En ese momento actuaban los "pasadores" que bajo el amparo de documentos de identidad previamente falsificados, eran los encargados de efectuar en Almería y otras poblaciones de la costa española extracciones de dinero en efectivo en cajeros automáticos y compras de bienes de alto valor.

El dinero conseguido era invertido por la organización en la compra de propiedades inmobiliarias en Rumanía, como una vía de blanqueo de esos capitales.

En el registro del domicilio del cabecilla de la banda, asentado en Almería, los agentes han hallado el lector-grabador de tarjetas bancarias con el que llevaban a cabo las falsificaciones, 150 tarjetas falsificadas y 120 "virtuales", cinco documentos de identidad falsos y los instrumentos necesarios para su elaboración.

También tenían dos pistolas -una detonadora y otra de aire comprimido- y una defensa eléctrica de alto voltaje.

La operación, desarrollada por agentes de la Brigada de Delincuencia Económica, continúa abierta y ha contado con la colaboración de los oficiales de enlace de la Policía Nacional en Rumanía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios