Andalucía

Díaz no permitirá "chantajes" ni que la comunidad sea usada como "rehén"

  • La presidenta contraataca ante quienes la emplazan a que propicie en su partido el desbloqueo de la investidura de Rajoy y advierte que Andalucía no será "moneda de cambio"

Andalucía no se convertirá en la moneda de cambio para desbloquear la investidura de un presidente del Gobierno en Madrid. Ésta es la advertencia que lanzó ayer la presidenta de la Junta, Susana Díaz, en un acto en Málaga, donde se evidenció la brecha que sigue separando a PSOE y PP. "Si Montoro, por lo que está pasando en España, va a impedir que Andalucía tenga presupuestos y va a utilizarla como rehén, se está equivocando porque como presidenta andaluza y mujer de partido no voy a permitir que nadie la utilice de esa manera", afirmó la líder del PSOE-A.

La secretaria general del PSOE en la comunidad y presidenta de la Junta de Andalucía aludió así al retraso por parte del Gobierno central en trasladar a cada comunidad las cuentas disponibles para poder elaborar los presupuestos bajo la excusa de estar en funciones. "Vamos a presentar nuestros presupuestos antes de que finalice el mes de octubre y ellos [el PP] tienen que hacer sus deberes, que no es buscarle una colocación a Soria, sino darnos las entregas a cuenta a los gobiernos autonómicos para que hagamos nuestro presupuesto", indicó.

La negativa socialista a la investidura de Mariano Rajoy como presidente pasó de soslayo en el discurso que ayer dio Díaz. De hecho, no pronunció el nombre del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en ninguna ocasión. No obstante, sí resaltó que cuando ve lo que ocurre en España recuerda "lo que pasó en Andalucía", haciendo referencia a los 80 días que los socialistas andaluces, con Díaz a la cabeza, tuvieron que esperar para formar gobierno en esta comunidad. "Andalucía fue el experimento de Rajoy para bloquear un gobierno y una tierra. Rajoy y Podemos iban de la mano intentando impedir que hubiera un gobierno en Andalucía y sembraron de sal los campos para que no creciera nada", le echó en cara Díaz al presidente del PP, si bien luego afirmó que al PSOE "no nos cabe ni la revancha ni el rencor".

La secretaria general de los socialistas andaluces aprovechó la ocasión para mandar un mensaje de ánimo a sus homólogos vascos y gallegos en sus respectivos comicios y resaltó que "tiene que haber un PSOE fuerte para ser útil". Díaz ligó la salud de su partido a la de España como país con frases como "si el PSOE no está bien es porque a España tampoco le va bien", e hizo hincapié en el peso que el PSOE andaluz tiene en el conjunto del partido a escala nacional. "El PSOE de Andalucía siempre bombea ilusión y esperanza al resto de España", argumentó.

La línea que separa un acto festivo para el partido de un mitin es delgada. Díaz criticó al PP y a Podemos pero, en un ambiente rodeada de históricos militantes, centró buena parte de su discurso en alabar la historia del PSOE y los valores que defienden. "Me critican que sea una mujer de partido y es un halago porque pertenezco a un partido orgulloso de su historia que ni la maquilla ni la disfraza", señaló. Durante varios minutos defendió el sistema de enseñanza y de salud públicos. En el primer caso, recordó que "pese a que tenemos 15.000 niños menos [por una menor natalidad] no vamos a tener ni un maestro menos porque no vamos a permitir que la educación pública tenga menos calidad que la privada". En materia sanitaria criticó que "todos los veranos se montan culebrones" por la masificación de hospitales, pero recordó que se hacen "millones de tratamientos". "Siempre hay casos que no estén del todo bien, pero nadie tiene derecho a poner en riesgo la sanidad pública", añadió.

"Tenemos una crisis política enorme pero la sociedad ha sido más fuerte que los que la representamos", admitió Díaz, que valoró que aquí "no ha crecido el racismo como en otros países de Europa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios