Andalucía

Enresa invertirá 8,9 millones en ampliar la capacidad de El Cabril

  • La entidad gestora tiene en marcha ya la adjudicación de varios contratos ligados a la construcción de nuevas celdas de muy baja intensidad, que estarán operativas en 2015

La Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa) tiene en marcha ya el proceso para la ampliación de la capacidad de almacenamiento de los restos de muy baja intensidad en El Cabril, en el término de Hornachuelos. Las actuaciones implicarán la construcción de la sección II de la llamada celda 29 y la sección I de la 300, lo que en principio supondrá una inversión de 8,9 millones de euros. La directora de El Cabril, Eva Noguero, explicó que el objetivo es que la nueva insfraestructura se encuentre operativa en el primer trimestre de 2015.

Los pasos a seguir son, en primer lugar, la presentación del plan de construcción al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). Después, la licitación de contratos de actuaciones vinculadas a la nueva infraestructura, para concluir con la edificación propia de la celda y su puesta en funcionamiento. En total, la celda 30 tendrá una capacidad de almacenamiento de 33.000 metros cúbicos de restos de muy baja intensidad. Enresa ha iniciado el proceso administrativo para el encargo de trabajos en torno a la celda 30¡ y que hacen referencia a los caminos de acceso y vallado a la zona, cuyo coste previsto es de 715.000 euros, o los servicios de coordinación de seguridad y salud, presupuestados en 600.000 euros. A ellos se suman la contratación del equipo para el mantenimiento de la obra durante la construcción de las celdas 29 y 30 (500.000 euros) o los servicios medioambientales para la supervisión de la edificación, valorados en 600.000.

La fase más cuantiosa es la construcción en sí de la celda (4,5 millones de euros), a la que se une la supervisión técnica para la edificación de la sección II de la celda 29 y la primera de la 30, que alcanza los dos millones de euros. En total, todas estas fases del proceso suman esos casi nueve millones de euros. El Cabril, que lleva más de 26 años en activo, es un centro diseñado para tratar y almacenar los residuos nucleares de baja y media intensidad. Desde el año 2008, además, el complejo situado en la sierra de Albarrana de la provincia cordobesa acoge también los denominados restos de muy baja intensidad.

La entrada de este tipo de material ha ido en aumento cada año, de manera que la primera celda específica para la muy baja intensidad (la 29) está ya al 16,87% de sus posibilidades o, lo que es lo mismo, guarda ya casi 6.500 metros cúbicos de esta materia. En total, Enresa prevé cuatro estructuras para residuos de muy baja intensidad.

En 2012, los residuos radiactivos llegaron a la instalación de El Cabril en 278 expediciones, de las que 140 fueron de residuos de baja y media actividad y 138 de muy baja actividad. Según la empresa gestora, este centro de almacenamiento continuó siendo en 2012 un foco de interés público al recibir 4.445 visitantes, entre los que se encontraban estudiantes, vecinos, profesionales de los medios de comunicación, representantes institucionales y técnicos de distintos países del mundo.

En total, desde enero de 1986 hasta diciembre del pasado año, la instalación de Hornachuelos almacena un total de 36.613,325 metros cúbicos de residuos radiactivos, que hace que en la actualidad haya 18 estructuras de almacenamiento de residuos de baja y media actividad llenas, dos en operación y tres ocupadas temporalmente con residuos procedentes de incidentes en acerías.

La actividad de El Cabril ha estado sometida, entre otros controles, al Plan de Vigilancia Radiológica Ambiental (PVRA), que en 2012 recabó 1.046 muestras de agua, aire, sedimentos o alimentos "para certificar el nulo impacto radiológico de El Cabril en su entorno", según Enresa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios