Caso Invercaria

El juez impone una fianza de 949.749 euros a la diseñadora Juana Martín y a los otros tres acusados

  • La diseñadora se enfrenta a una petición de la Fiscalía Anticorrupción de ocho años de prisión.

La diseñadora Juana Martín. La diseñadora Juana Martín.

La diseñadora Juana Martín. / José Martínez

El juez de Instrucción número 16 de Sevilla, Juan Gutiérrez Casillas, ha abierto juicio oral contra la diseñadora cordobesa Juana Martín y contra tres ex directivos de Invercaria –el ex presidente Tomás Pérez-Sauquillo, Cristóbal Cantos y Antonio Nieto-, a los que ha impuesto una fianza de 949.749 euros, en relación con las ayudas que por importe de 850.000 euros habría recibido la empresa de la modista y que no habrían sido devueltos.

El instructor ha dictado el auto de apertura de juicio oral contra los cuatro acusados, que serán enjuiciados en la Audiencia de Sevilla, después de que la Fiscalía Anticorrupción haya pedido una condena de ocho años de prisión para Juana Martín por delitos de malversación, mientras que ha pedido otros ocho años de cárcel y 20 de inhabilitación para el Tomás Pérez-Sauquillo; y a Cristóbal Cantos y Antonio Nieto, seis años y seis meses de prisión a cada uno de ellos, así como 18 años de inhabilitación, por los mismos delitos de malversación y prevaricación. 

El juez recordó en el auto de procesamiento que el 16 de enero de 2006 se formalizó ante notario un préstamo participativo de Invercaria a la sociedad mercantil Juana Martín Diseño de 120.000 euros, con una amortización que se iniciaba el 16 de enero de 2010 con cancelaciones semestrales de 12.000 euros.

El 28 de junio de 2006, el consejo de administración de Invercaria aprobó la propuesta para invertir en Juan Martín con un importe máximo de 900.000 euros, un acuerdo que “no fue sometido a ratificación del consejo rector del socio único de la sociedad, la agencia pública andaluza Idea”. Esa propuesta de inversión recogía el otorgamiento de una licencia “en exclusiva” sobre la marca de Juana Martín Manzano así como la capitalización del préstamo participativo por importe de 120.00 euros concertado con Juan Martín Andalucía. Mediante la formalización de un aumento de capital por compensación de créditos.

El juez señala que el crédito a favor de Juana Martín tenía prevista su amortización al inicio del 16 de enero de 2010, con cancelaciones semestrales de 12.000 euros, pero al no contar con cuentas anuales depositadas en el registro mercantil desde 2009 “se desconoce si dicho préstamo está siendo atendido por Juana Martín Diseño”.

Así el instructor señala que el presidente de Invercaria, Tomás Pérez-Sauquillo, el director de Promoción, Cristóbal Cantos, y el director financiero Antonio Nieto, como cargos directivos y miembros del consejo de administración de Juana Martín Andalucía, “con conocimiento” de estas actuaciones, participaron de forma directa o indirecta en varias pólizas de préstamos a Juana Martín.

El 1 de septiembre de 2011, Invercaria aportó en la operación de fusión con la sociedad de capital riesgo Inverjaén (luego Inverseed), su participación y préstamos concedidos a Juana Martín Andalucía, por un valor de 442.000 euros, resultado de la inversión por 850.00 euros minoradas en las provisiones contables dotadas a la fecha”.

La diseñadora cordobesa Juana Martín declaró como imputada en abril de 2014 en el juzgado, donde aseguró que fue el entonces consejero de Innovación de la Junta Francisco Vallejo quien se “interesó” para que la sociedad pública de capital riesgo invirtiera en su empresa. La modista corroboró en su comparecencia las manifestaciones realizadas con anterioridad por el ex presidente de Invercaria Tomás Pérez-Sauquillo, quien dijo que la idea de invertir en su empresa partió de Vallejo y de la entonces consejera de Cultura Rosa Torres. “La relación con Invercaria fue por iniciativa inicial del entonces consejero de Innovación tras un desfile en la Pasarela Cibeles en septiembre de 2005”, aseguró Juana Martín, que añadió que Vallejo “se interesó en varias ocasiones” por su empresa y después tuvo otro contacto con el “secretario” del consejero y con el presidente de Invercaria.

La modista flamenca reconoció que recibió un préstamo inicial de 120.000 euros en enero de 2006, que según ha dicho destinó a la compra de tejidos, maquinaria y gastos derivados de desfiles en varias pasarelas y todo ello relacionado con el diseño y confección de moda prêt a porter. También admitió que le comunicaron que se había aprobado una inversión de 900.000 euros y que se le concedió otro préstamo por importe de 50.000 euros, aunque negó que este último fuese concedido con carácter personal sino que fue a iniciativa de Invercaria.

Juana Martín dijo al juez que se pensó en externalizar la producción textil para hacer “más barata o de menos coste” y para ello buscaron fábricas en Marruecos, llegando a realizar un viaje en Casablanca donde montaron un taller pero era “inviable llevar a efecto la producción comercialmente por las dimensiones que pedían para que saliese rentable”. La diseñadora afirmó que plantearon la fábrica de Marruecos porque “en Andalucía no existían talleres adecuados para el proyecto, eran talleres pequeñitos y por eso se pensó en la externalización”.

Sobre la valoración de la marca, la imputada ha declarado que Invercaria valoró su curriculum, las pasarelas en las que había desfilado y su “prestigio público reflejado en prensa”, aunque no recuerda si recabaron o no facturas o documentación contable de su actividad a los efectos de realizar esa valoración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios