Andalucía

El presidente del TSJA cree que la crisis puede llevar al "colapso" de la Justicia

  • El magistrado Méndez de Lugo alerta en la apertura del año judicial de que una sentencia tardía "no hace justicia"

Comentarios 3

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Augusto Méndez de Lugo, cree que el aumento de la conflictividad social y económica "que acompaña a toda época de crisis" recae sobre la estructura de un sistema judicial "que ya está fuertemente sobrecargada" y, "en no pocas ocasiones", puede ocasionar su "colapso".

En la apertura del año judicial en Andalucía, en la sede del TSJA, en Granada, Méndez de Lugo apuntó en su discurso que "vivimos momentos de cambio, no sólo en lo económico, también en lo social", tiempos "que ponen a prueba la fortaleza de las instituciones y de los sistemas de equilibrio social". "Es triste reconocer que en la era de las telecomunicaciones, de los avances en el tratamiento y gestión de datos, de la firma electrónica y la sustitución del formato papel por el electrónico, el sistema judicial deambula por el enmarañado camino de los esquemas del siglo XIX, pues, no nos engañemos, de esa época datan los conceptos básicos de nuestro sistema", destacó.

Para Méndez de Lugo, en estos días de "tribulaciones" en los globalizados mercados financieros "hay una enseñanza que extraer". "Cualquier sistema de organización, por más ágil y funcional que sea su estructura, fracasará si los hombres y mujeres que lo dirigen o sencillamente lo sirven, dejan de estar a la altura de sus responsabilidades". En ese sentido, Méndez de Lugo abogó por considerar al juez un "arbitrador" de la paz social.

Asimismo, consideró que una sentencia tardía "no hace justicia", algo que "sabe el ciudadano" y en lo que "aunque sean fundadas, no valen excusas". "El ciudadano hace bien en no aceptar este tipo de explicaciones y exigir las pertinentes responsabilidades", porque "no cabe ampararse en aquello de las disfunciones del sistema", mantuvo.

El presidente del TSJA aludió a la crisis como una "oportunidad" que deberá ser aprovechada para que, como planteamiento inicial, los actores políticos y sociales estén dispuestos a salvaguardar la justicia "del enfrentamiento dialéctico propio de otros poderes del Estado, pues de otra forma no podrá cumplir la función que le corresponde".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios