Andaluzas 22M

Podemos piensa en la última curva

  • El sprint final de Teresa Rodríguez arranca en Jerez sin saber si hay fuerzas para acelerar

La fugaz visita como coacher de Pablo Iglesias a Málaga dejó una metáfora marcada en el equipo de competición andaluz. Diríamos que hablábamos de una carrera de medio fondo perteneciente a un triatlón. La primera prueba es Andalucía. Nadie piensa que se vaya a ganar al keniano (PSOE), pero hay un europeo que está al alcance (PP), lo que pasa es que hay un corredor por detrás (Ciudadanos), que va muy rápido. ¿Qué hace el corredor Podemos en la última curva? ¿Es conservador? ¿Acelera teniendo el riesgo de hundirse?

Podemos piensa en acelerar, en cambiar de marcha, en darlo todo los últimos cien metros, cuando Pablo Iglesias no venga de coacher sino de relevista para llenar un colegio de Cádiz y un velódromo en Dos Hermanas en los dos últimos días, actos que serán amenizados con una comparsa y una chirigota. Esto es carnaval.

Teresa Rodríguez dedica el mediodía de Jerez, en la Alameda Vieja, junto al rastrillo, donde los domingos todo se compra y se vende, algunos minutos a Susana Díaz, a su lapus. Susana (aquí todos nos llamamos por nuestros nombres de pila) dijo que Rajoy se iba a enterar los próximos cuatro años, ergo daba por hecho que Rajoy gobernaría los próximos cuatro años. "El pacto ya lo tienen escrito -mitineó Teresa-. Vosotros en Sevilla, nosotros en Madrid". A Podemos le incomoda, a cualquier otro, hablar de pactos y Teresa Rodríguez pidió que les dejen de preguntar con quién van a pactar. "Que se lo pregunten a ellos". Ellos son el PSOE, ella es Susana, el otro es Juanma (aquí todos nos llamamos por los nombres de pila).

Esto no es el acelerón, esto es mantenerse pegado en la curva esperando el desfallecimiento del adversario el día en que Metroscopia reducía mucho las posibilidades de Podemos. El acelerón del keniano, el PP se hunde, la liebre que viene por detrás (Ciudadanos) aún tiene fuerza.

A la espera de pegar el arreón final el relevista Miguel Urbán, eurodiputado reserva, madrileño, cofundador de todo esto, se sube al estrado Podemos en Jerez, donde le escuchan unas (digamos) 1.600 personas junto al lugar donde todo se compra y se vende para decir que el lunes nos llaman venezolanos, el martes cubanos y el miércoles etarras. Nos llaman de todo, entiende. Pero que tras ganar Syriza en Grecia, que él estaba en Atenas, los colegas le suplicaron en el aeropuerto: por favor, llegad pronto -la brigada ligera-, os esperamos. Emotivo plan Urbán: Andalucía, Grecia os espera.

Pablo Echenique, una de las mentes geniales de Podemos, en este caso en Químicas, dibujó lo que espera Grecia: "Andalucía es el sur del sur. Y Cádiz es el sur del sur del sur". Sur es una palabra regular, polisémica. Echenique, norte aragonés, elogió lo graciosos que somos. Como el colesterol, hay humor bueno y humor malo. El bueno es el que se ríe de sí mismo. Echenique valora que Andalucía tiene humor del bueno (habría que debatirlo) porque lo utiliza como mecanismo de defensa. Echenique, encantador, listo, sin duda buena persona, tiene esa ingenuidad de pensar que el Ministerio de Defensa de Andalucía tiene como ministro los chistes malos que nos contamos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios