Balonmano | España-Letonia España se viene arriba (33-22)

  • Los 'Hispanos' debutan en el Europeo con un cómodo triunfo frente a la debutante Letonia, pese a sufrir dos expulsiones y a un mal inicio de choque

Viran Morros y Álex Dujshebaev tratan de frenar al letón Dainis Kristopans, estrella de su selección.

Viran Morros y Álex Dujshebaev tratan de frenar al letón Dainis Kristopans, estrella de su selección. / OLE MARTIN WOLD / efe

España arrancó su andadura en el Europeo de Suecia, Austria y Noruega con una clara victoria por 33-22 sobre Letonia, en un encuentro en el que ni las dos expulsiones sufridas lograron mermar su solidez defensiva. Y eso que el comienzo no pudo ser más dubitativo para los de Jordi Ribera, que tan preocupados en controlar las acciones del gigantesco Dainis Kristopans, se olvidaron, de partida, de desplegar su propio juego.

Especialmente en ataque, ya que los Hispanos parecían empeñados en estrellarse una y otra vez con el guardameta letón, Edgars Kuksa, y tardaron más de siete minutos en anotar su primer gol (1-3), obra de Ferrán Solé desde los siete metros. Pero si España no estuvo entonada de inicio en la faceta ofensiva, en la retaguardia encontró el salvavidas para evitar que Letonia aumentase más todavía su ventaja (1-4).

Ajustada la defensa, el combinado nacional pasó en un visto y no visto de encontrarse contra las cuerdas a situarse con ventaja (5-4). La irrupción del lateral Aivis Jurdzs, que cerró el primer tiempo con cinco dianas, mantuvo a Letonia y la expulsión de Jorge Maqueda lo complicó todo. Sin el ímpetu de Maqueda, la selección se encomendó al buen hacer de Joan Cañellas, que inteligentemente fue aprovechando las continuas exclusiones con las que fue castigado el conjunto local.

Las exclusiones bálticas y el buen tono defensivo permitió a los Hispanos marcharse al descanso con una tranquilizadora renta de tres tantos (14-11). Y cuando parecía que se acababa la resistencia letona, que vio como España le robaba la pelota en sus dos primeros ataques del segundo tiempo (16-11), volvieron a surgir en escena los colegiados daneses Henrik Mortensen y Jesper Kirkholm Madsen. Tal y como dejaron claro a los apenas dos minutos del inicio del segundo período con la tarjeta roja directa que mostraron a Viran Morros en una más que discutible decisión.

Segunda expulsión que cortó de raíz la escapada en el tanteador del conjunto español, que pese al empeño de los árbitros por nivelar la contienda, acabó por plasmar en el resultado la diferencia que separa a todo un campeón de Europa de un debutante en la competición.

Y lo hizo como más le gusta a base de defensa y de contraataque, una fórmula a la que no encontró nunca respuesta el equipo letón, que con sus principales referencias cada vez más agotadas se fue poco a poco diluyendo ante la intensidad defensiva del cuadro rival.

Una labor defensiva a la que contribuyó notablemente el portero Gonzalo Pérez de Vargas, que con sus intervenciones acabó por catapultar al equipo español, que dejó prácticamente sentenciada la contienda con los nueve goles de ventaja (25-16) que alcanzó a poco más de once minutos para el final.

Tiempo que sólo sirvió para España ampliase todavía más su ventaja en el marcador, como reflejó el 33-22 final, que confirma llega a este Europeo dispuesta a revalidar la corona continental que se ciñó hace dos años en Croacia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios