Deportes

¿Afectará la elección de Trump a la candidatura de Los Ángeles 2024?

  • La ciudad luchará el 13 de septiembre con París y Budapest por ser elegida como sede.

Aros olímpicos entre dos edificios. Aros olímpicos entre dos edificios.

Aros olímpicos entre dos edificios. / EFE

Estados Unidos tiene dos grandes retos deportivos a corto plazo, que Los Ángeles albergue los Juegos Olímpicos de 2024 y ser la sede del Mundial de fútbol 2026, dos propuestas sumamente ambiciosas que podrían encontrar obstáculos con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. Así se desprende del entorno de la candidatura olímpica, por más que ésta felicitara a Trump por ganar el martes las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

"Los Ángeles 2024 felicita a Trump y aprecia su amplio apoyo al movimiento olímpico en Estados Unidos", señaló la ciudad aspirante en un comunicado, en el que añadió que trabajará de cerca con el millonario para expandir el movimiento de los anillos.

El comunicado, según USA Today, no refleja lo que de verdad piensan en la candidatura. Según la publicación, Los Ángeles 2024 teme que la elección de Trump lleve el proyecto a la catástrofe.

Las preocupaciones de la candidatura no están infundadas. Armado con un discurso provocador, Trump aseguró durante la campaña que construirá un muro en la frontera con México, que restringirá la inmigración desde países musulmanes y que expulsará a los inmigrantes ilegales.

Si realmente llevará a cabo sus planes está por verse, pero esa postura radical podría costar algunos votos -sobre todo de países latinos y árabes- a Los Ángeles en la lucha con París y Budapest por albergar los Juegos. La sede se elegirá el 13 de septiembre de 2017 en Lima.

El alcalde de la ciudad californiana, Eric Garcetti, que apoyó a Hillary Clinton en las elecciones, aseguró durante los Juegos de Río de Janeiro que conceder la máxima cita deportiva a Los Ángeles sería bueno por razones políticas. "Podría cambiar el espíritu de nuestro país y modificar nuestra ciudad, y eso en un momento en que necesitamos el compromiso de Estados Unidos con el mundo y no que se vuelque hacia sí mismo", dijo hace unos meses. "Los Juegos Olímpicos serían perfectos para eso".

Estados Unidos es el país que más Juegos Olímpicos albergó en la historia (cuatro de verano y otros tantos de invierno), pero el Comité Olímpico Internacional (COI) ya dejó claro que no se pliega ante la principal potencia mundial. Así se pudo constatar cuando la candidatura de Chicago 2016, la ciudad de residencia del presidente Barack Obama, fue eliminada en la segunda ronda de la votación final en presencia del propio Obama. Cuatro años antes, Nueva York tampoco pudo ganar la sede de los Juegos 2012.

El presidente del COI, el alemán Thomas Bach, reaccionó con diplomacia al resultado de las elecciones en Estados Unidos. "Permítanme felicitar al presidente electo Trump por su victoria y desearle lo mejor para su mandato", señaló en un comunicado el dirigente.

La FIFA, por su parte, no se pronunció hasta el momento sobre el triunfo de Trump. Además del interés en organizar el Mundial de 2026, en Estados Unidos hay abierta una investigación contra numerosos ex dirigentes del fútbol mundial por el escándalo de corrupción "FIFAGate".

El país norteamericano es visto como el favorito para la adjudicación el Mundial 2026, que será el que más equipos reúna de la historia. Pero de momento también se baraja la opción de que organice el torneo con Canadá e incluso con México.

La posición de Trump sobre sus vecinos del sur y su intención de levantar un muro quizás sea contraproducente en este sentido. De momento, mañana se medirán ambas selecciones en Columbus, en el estado de Ohio, por la clasificación al Mundial de Rusia 2018. "Espero que nuestros hinchas se comporten con respeto. Da igual que uno sea americano, mexicano, neutral, hombre, mujer o niño", dijo el futbolista Michael Bradley.

Las grandes ligas deportivas estadounidenses también están expectantes ante el arribo de Trump a la Casa Blanca, aunque su carácter privado les confíe cierta tranquilidad.

Trump calificó al fútbol americano de "deporte para blandos" y criticó las nuevas reglas que intentan proteger la integridad física de los jugadores. Atrás quedaron los tiempos en los que Trump fue dueño de los New Jersey Generals. El comisionado de la Major League Baseball, Rob Manfred, aseguró no obstante que el magnate no podrá interferir en los planes de expansión por Cuba y México que tiene la liga.

Donde sí goza de muchos apoyos en el golf. Según algunas publicaciones, Trump tiene un hándicap de 3,7 además de poseer varios campos de golf en Estados Unidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios