Fútbol | Tercera Andaluza

Muerde a un contrario y agrede al árbitro tras ser expulsado

  • El colegiado Molina Sánchez asegura en el acta del Federico Mayo-Benalup que un jugador local le propinó "una patada" en el pie y posteriormente "un cate en la cabeza"

  • El club expulsará al jugador

Este altercado no debe empañar la buena temporada que está realizando el Federico Mayo, segundo en la clasificación. Este altercado no debe empañar la buena temporada que está realizando el Federico Mayo, segundo en la clasificación.

Este altercado no debe empañar la buena temporada que está realizando el Federico Mayo, segundo en la clasificación.

El partido entre el Federico Mayo y el Benalup de la Tercera Andaluza sénior tuvo un final bastante accidentado. El colegiado del encuentro, Miguel Ángel Molina Sánchez, fue agredido por un jugador local, en concreto Isaac Garrido, en dos ocasiones tras ver la tarjeta roja directa en el minuto 89... por morder en el hombro a un jugador contrario, recordando a aquella acción del uruguayo Luis Suárez con el italiano Chiellini en el Mundial de 2014.

Así el refleja el colegiado del encuentro, que acabó con empate sin goles en el Anexo de La Juventud. En el capítulo de expulsiones, Molina Sánchez indica que "en el minuto 89, el jugador (22) Isaac Garrido fue expulsado por el siguiente motivo: morder a un contrario en el hombro sin estar el balón en juego y no necesitando asistencia médica".

Posteriormente, en otras incidencias explica: "El dorsal número 22, don Isaac Garrido, una vez expulsado el el minuto 89 del encuentro como viene reflejado en el apartado de Tarjetas, se dirige hacia mí en señal de disconformidad por la expulsión y me propina una patada en mi pie derecho. Seguidamente, cuando me doy la vuelta para pedir al delegado que le haga abandonar el terreno de juego, me propina un cate (sic) sobre mi cabeza y dirigiéndose a mí en los siguientes términos: "A mí me vas a echar, a mí". Automáticamente una vez que sucede esto, tanto jugadores del equipo local como visitante y el delegado del equipo local separa a dicho jugador viendo todo lo que estaba sucediendo y echándolo del terreno de juego para mandarlo a vestuarios, además de colaborar en todo momento".

El club mayista, que está a la espera del informe del delegado del equipo, ha decidido expulsar al jugador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios