Deportes

Penúltimo episodio para Cassano

El polémico Cassano temió por su carrera el sábado. Un defecto en el corazón, corregido ayer, le provocó una isquemia cerebral que no tuvo consecuencias neurológicas y que no le impedirá jugar.

Fue un momento dramático en la vida de un futbolista conocido por sus pesadas bromas a sus compañeros de equipo, que, sin embargo, le respetan.

"Sí, está un poco loco", dijo recientemente su compañero en el Milan Marc van Bommel.

El portero de la Juventus Gianluigi Buffon, quien hizo muchas veces el papel de hermano mayor de Cassano, afirmó sentir mucho lo sucedido. "Es un gran placer saber que en unos meses, o lo que necesite, puede volver a hacer lo que más le gusta y creo que lo puede hacer muy bien", dijo Buffon.

Hay un lado menos feliz de la vida de Cassano, probablemente derivado de la actitud de un padre, que abandonó su familia cuando su único hijo crecía en el casco antiguo de Bari.

El lado oscuro de Cassano surgió con sus rabietas, que empañaron una carrera que comenzó en el Bari y pasó por Roma, Real Madrid y Sampdoria antes de recalar en el Milan, donde estaba más centrado, lo que le había llevado de nuevo a la selección.

Rompió banderines de córner, insultó a árbitros y entrenadores y arrojó su camiseta después de una tarjeta roja. Sin embargo, podría ser un caso para lo psicólogos explicar por qué su comportamiento ante oponentes rudos es, por lo general, ejemplar.

Sus ataques parecen haber desaparecido desde que conoció a Carolina Marcialis, una jugadora de waterpolo con quien se casó en junio de 2010 y que le dio un hijo en abril. Aún hubo, sin embargo, un explosión fuerte en octubre de 2010, cuando insultó al presidente de la Sampdoria, Riccardo Garrone, quien le dejó fuera hasta que le traspasó en enero al Milan.

El accidente del sábado frenó a Cassano en un momento en el que se había convertido en una pieza clave tanto en el Milan como en la selección. Un capítulo más de una carrera de infarto que continuará.

"La operación ha terminado a las 8:35. En los próximos días se someterá a exámenes de control que determinarán la fecha del alta del jugador", aseguraba el parte médico citado por los medios italianos. La operación la realizó el profesor Mario Carminati, uno de los principales expertos en problemas cardíacos congénitos, como es el de Cassano, que estuvo acompañado por el neurólogo Nereo Bresolin y el médico del Milan Rodolfo Tavana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios