Economía

Refrescarse con clase

  • La 'spin-off' Ingeniatrics Tecnologías traspasa fronteras y llega a EEUU, donde los cortadores de césped palian el calor con un climatizador diseñado en Sevilla

Los estadounidenses marcan tendencia. El último grito entre los cortadores de césped del otro lado del océano es mitigar el calor con un atomizador de agua portátil que, apuntándoles a la cara, les ayudan a sobrellevar las largas horas de trabajo bajo el sol. Pero no se trata de un producto made in USA, sino de una tecnología que importaron el verano pasado directamente desde Sevilla. Sus creadores pertenecen al equipo de la empresa de base tecnológica (EBT) Ingeniatrics Tecnologías, surgida del grupo de Investigación Mecánica de Fluidos de la Hispalense.

Puede que este método les resulte familiar. Comienza a ser habitual en muchas terrazas sureñas donde sería imposible almorzar en pleno agosto sin un sistema de climatización de exteriores. Con esta técnica se consigue enfriar el ambiente mediante la evaporación de agua.

Los métodos actuales utilizan bombas de alta presión, que tienen un precio elevado, y esparcen el agua a través de boquillas con orificios muy pequeños. Este tamaña favorece que se obstruyan con facilidad, lo que conlleva un alto coste de mantenimiento y provoca que las gotas que expulsan sean tan grandes que no refrigeren correctamente y empape a los clientes de los veladores.

Ingeniatrics tiene su propia versión. Su tecnología es un diseño mejorado. "Utilizamos una línea de agua y aire de baja presión que generan aerosoles más pequeños con boquillas de mayor tamaño, para evitar el taponamiento; la gota resultante es mucho menor, con lo que el agua se evapora rápidamente y nunca llega a mojar a los clientes", asegura Eladio Mendoza, director general de la EBT. Una nueva vertiente de esta técnica ha sido integrada en ventiladores y, actualmente, se distribuye en Estados Unidos gracias al acuerdo que mantiene la spin-off sevillana con una compañía norteamericana.

Otras dos líneas de patentes forman parte del haber de Ingeniatrics. La Flow Focusing es una tecnología de desarrollo propio capaz de encapsular de forma suave y controlada diversas sustancias en forma de microesferas. El tamaño, la dispersión, la composición y la estructura de las cápsulas pueden elegirse a la carta en función de las necesidades del cliente. Las micropartículas más solicitadas encapsulan en su interior fármacos, microorganismos (para su estudio o transporte) o probióticos (que serán aplicados a alimentos). A partir de 2009, los usuarios de los productos de Ingeniatrics podrán adquirir un equipo de encapsulación para realizar este proceso desde su propio laboratorio de I+D.

FBN, la tercera vertiente de trabajo de esta empresa sevillana, fue el primer éxito de la compañía. Se trata de un nebulizador que convierte diferentes sustancias en partículas finísimas. Este instrumento realiza análisis químicos de alta precisión con técnicas de espectrometría atómica con las que logra determinar la composición elemental de las muestras introducidas en forma de aerosol.

Las sustancias más estudiadas por el FBN son aceites, agua, sangre, orina e incluso tierra y sus resultados desvelan la cantidad exacta de componentes elementales que posee cada una de las muestras.

Esta tecnología les valió en 2004, justo tres años después de ser constituida, el galardón Neotec. Ese mismo año consiguió el primer premio 50K que otorga la Fundación San Telmo, por poseer el mejor plan de negocio en un concurso en el que tenía como principales competidores a la empresa madrileña Inextrama, que quedó en segundo lugar, y a la malagueña Actua2 Consultores, que ocupó el tercer peldaño del escalafón.

Hoy, Ingeniatrics Tecnologías continúa manteniendo una relación fluida con el grupo de investigación del que emergió y con otros de las universidades de Sevilla, Cádiz y Almería con los que trabaja en relación a proyectos vinculados a la biotecnología, la agroalimentación y la mecánica de fluidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios