Coronavirus en España Los trabajadores inmersos en un ERTE no podrán compatibilizar el paro y el trabajo en el campo

  • La medida del Gobierno se ciñe a los trabajadores temporales a los que se les suspendió el contrato y los inmigrantes

Recogida de la fresa en Huelva Recogida de la fresa en Huelva

Recogida de la fresa en Huelva

El real decreto ley aprobado por el Gobierno este martes para que se pueda compatibilizar el cobro del paro y otras prestaciones sociales con un trabajo de temporero en el campo tiene ciertas restricciones. Así, no podrán acceder a estos beneficios los trabajadores afectados por un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) vinculado al Covid-19. Ni en el caso de fuerza mayor ni tampoco en los que se han presentado por causas económicas.

Los beneficiarios serán, entre otros, aquellos que tenían un contrato temporal y no han podido acceder a un ERTE. Para ellos, el Gobierno activó un subsidio de 438,88 euros mensuales, que será compatible ahora con el trabajo en el campo. También se beneficiarán los que ya cobran el subsidio agrario o cualquier otra prestación y personas que han cesado en su actividad y que ahora tienen derecho a paro.

Para excluir a los que están incursos en un ERTE, el Gobierno argumenta en la exposición de motivos del decreto que "el Sistema Nacional de Empleo ya provee de un mecanismo especial para subvenir las necesidades más perentorias y de carácter estrictamente temporal de los trabajadores afectados por reducciones en la actividad de sus empleadores, en este caso fruto de la epidemia".

Además de los trabajadores con sus contratos suspendidos, también podrán trabajar como temporeros los inmigrantes cuyo permiso de residencia concluya entre el 14 de marzo y el 30 de junio y jóvenes de otros países que tengan su situación regularizada y con edades comprendidas entre 18 y 21 años.

Otros requisito para acceder a estos beneficios, según consta en el real decreto ley, son que los domicilios de los candidatos estén próximos a los lugares en los que realizar el trabajo, y que el empresario asegure la disponibilidad de medios de prevención apropiados frente al Covid-19.

El Gobierno busca cubrir el hueco dejado por el cierre de fronteras de países como Marruecos y garantizar el abastecimiento

Con estas medidas, el Gobierno pretende hacer frente a la escasez de mano de obra en el campo provocada por el cierre de fronteras de países como Marruecos, y garantizar el abastecimiento alimentario en un momento en que resulta fundamental. La menor afluencia de inmigrantes temporeros se ha notado mucho en el sector de la fresa, en la fruta de hueso (melocotones, nectarinas, etc.) y en los cultivos de verano (tomate, lechuga, calabacín, berenjena, pimiento y zanahoria), aunque ya los agricultores, sobre todo en la actividad fresera, denuncian que el principal problema está siendo el hundimiento de las ventas y de los precios, y no tanto la mano de obra.

También, de paso, se consigue, según el Gobierno, otra meta: el incremento de rentas de colectivos en una situación muy vulnerable por la crisis del Covid-19

Tramitación de las solicitudes

La forma en la que se llevarán a cabo las contrataciones no diferirá mucho del procedimiento habitual. Las empresas comunicarán sus necesidades en cada localidad a los servicios públicos de empleo autonómicos. Y estos, a su vez, se pondrán en contacto con los beneficiarios para darles cobertura. El decreto ley establece mecanismos de coordinación entre los servicios de empleo estatal, las delegaciones y subdelegaciones del Gobierno y los agentes sociales para lograr el objetivo de cubrir las vacantes necesarias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios