Coworking y teletrabajo Alberto Pérez Sola: "La pandemia ha reafirmado el valor del coworking"

  • El cofundador de workINcompany asegura que con la regulación del teletrabajo los espacios de coworking son solución "para los profesionales a los que sus empresas deben aportar medios para su productividad diaria"

Alberto Pérez Sola, arquitecto y cofundador de workINcompany, primer coworking andaluz. Alberto Pérez Sola, arquitecto y cofundador de workINcompany, primer coworking andaluz.

Alberto Pérez Sola, arquitecto y cofundador de workINcompany, primer coworking andaluz.

workINcompany, el primer coworking andaluz, cumple diez años. Lo hará muy pronto y en un contexto, el de pandemia, en el que este aniversario adquiere unas connotaciones muy especiales, porque los espacios de trabajo compartido han pasado de ser tendencia a una necesidad vinculada al imparable ascenso del teletrabajo.

Sus fundadores son los arquitectos andaluces Alberto Pérez Sola y Jaime Aranda. Con tan solo 300 metros cuadrados en el centro de la capital sevillana, workINcompany es un termómetro de las tendencias profesionales del sur de España y una balsa de tranquilidad para los trabajadores en tiempos de pandemia.

El coworking ya era una realidad en Estados Unidos hace más de una década, y en ciudades europeas vanguardistas como Amsterdam, Berlín o París. En España, en lo que al coworking "purista" se refiere, no existían más de 20 espacios, ninguno de ellos en Andalucía.

Lo que hoy se considera una tendencia y valor en alza, el coworking, hace ya mucho tiempo que se vivía en plena calle Rioja en el centro de Sevilla.

workINcompany workINcompany

workINcompany

Más de 7.000 profesionales, 3.000 visitantes, 300 eventos e infinidad de formaciones, han pasado por sus instalaciones, lo que les convierte, no solo en un caldo de cultivo y posibilidades profesionales, sino en un medidor de las tendencias nacionales e internacionales que se mueven en la ciudad.

-¿Puede ser la nueva regulación del teletrabajo una oportunidad para los espacios coworking?

-Definitivamente sí. Cuando antes un espacio de trabajo de estas características se nutría, en su mayoría, de profesionales autónomos y pequeñas empresas, ahora, con esta regulación, se posiciona como una solución ideal para estos teletrabajadores a los que sus empresas deben aportar medios para su productividad diaria. Pero la oportunidad no reside solamente en la capacidad de ofrecer un lugar, sino que su valor reside en los intangibles que el trabajador puede conseguir, como son la flexibilidad, creatividad, felicidad en el entorno de trabajo, conexión con otros profesionales, y muchas más.

"El valor del coworking reside en los intangibles que el trabajador puede conseguir: flexibilidad, creatividad, felicidad..."

O lo que podría ser lo mismo, un espacio como workINcompany se compone de dos partes fundamentales que aportan esos valores. Por un lado, sus servicios 24/7, como son mesas fijas o flexibles, oficinas box privadas, salas de eventos y reuniones, servicio de oficina virtual, entre otros. Por otro lado, lo más importante, las personas que lo gestionan, y el alma de su comunidad que, en definitiva, son el motor de las oportunidades, ahora también para las empresas.

-¿Se podría decir que la pandemia que estamos viviendo ha cambiado el modelo de negocio del coworking?

-Más que cambiarlo, lo ha enriquecido, y el modelo ha evolucionado a otro nivel: el coworking vino para quedarse hace más de 10 años años y, tras un choque tan duro como el que estamos viviendo, ahora además ha ampliado su rango de influencia. Hoy se presenta como una solución indiscutible para un perfil ya existente que estaba cautivo bajo la estructura de la empresa tradicional, el trabajador por cuenta ajena.

Terraza de workINcompany, en Sevilla. Terraza de workINcompany, en Sevilla.

Terraza de workINcompany, en Sevilla.

-Si ahora se normaliza esa convivencia de profesionales, ¿dirías que un espacio coworking es un entorno ideal para que se dé el mestizaje del autónomo con el trabajador por cuenta ajena?

-Por supuesto, con perfiles que pueden vivir en total sintonía. El valor que aporta este espacio, más allá de verlo como una posible distracción a los trabajadores, va mucho más allá, pues consigue beneficios tan básicos como son: la felicidad, el confort, un entorno en el que gusta estar, una oficina que habitar, relaciones sociales en eventos afterwork (después de la jornada laboral), conexiones naturales en torno a un café, y porqué no decirlo, nuevas oportunidades profesionales.

-¿Qué tipos de profesionales han sido los “coworkers” más frecuentes?

-En un espacio en el que la creatividad fluye de manera natural hay un alto porcentaje de profesionales de marketing, ilustración, diseño web, audiovisuales. También micropymes en sus inicios, startups en fases de transición, o autónomos que están iniciando una nueva línea de negocio.

"Es el espacio natural de entes como micropymes en sus inicios, startups en fases de transición o autónomos que están iniciando una nueva línea de negocio"

En convivencia con lo que sería el cliente local, nacional, convive la presencia asentada del internacional, que suelen ser perfiles de tipo traducción, desarrollo web, coaching, consultoría de negocio, ecommerce, entre otros. Parte de esta tipología de cliente es lo que hoy en día se conoce como nómadas digitales, que ya suponía casi un 20% de la facturación de un negocio como el nuestro.

Es, en definitiva, un profesional de alto nivel, que huye de la soledad y encuentra en nosotros un refugio de trabajo donde ser productivo y nutrirse de una red de perfiles interesantes.

-En nueve palabras, ¿qué aporta a cualquier profesional un espacio de coworking como workINcompany?

-Productividad. Convivencia. Serendipia. Flexibilidad. Humanidad. Contactos. Creatividad. Familia. Oportunidades.

-Respecto a este último beneficio, ¿qué oportunidades crees que ofrece un espacio de coworking?

-Ser un observatorio de las tendencias de negocio y estar rodeado de profesionales inquietos para llevarlas a cabo.

Los que vivimos esta forma de trabajo, nos gusta ver estos entornos como laboratorios donde, tanto de forma casual, como intencionada, surgen colaboraciones, nuevas ideas de negocio, tendencias de los sectores, herramientas y redes internacionales, y de lo que sus integrantes se nutren constantemente.

Gracias a este espacio, he podido poner en marcha dos negocios muy diferenciados, vinculados a las tendencias; uno, de esta ciudad, el turismo y sus alojamientos, con mi empresa City Center Sevilla; y por otro, una tienda online, gardeneas.com. Surgen por estar en un lugar de este tipo, en el que se dan conversaciones, cafés casuales, encontrar a la personas adecuadas en los momentos indicados, que al final, incluso, pueden convertirse en tus mayores aliados, o incluso socios.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios