España

La presidenta del Partido Popular vasco amaga con la dimisión

  • La Ejecutiva Federal acuerda que los socialistas navarros ni propicien la votación ni apoyen la que pueda presentar otro grupo

La Ejecutiva Federal del PSOE acordó ayer prohibir que se formalice la presentación de una moción de censura contra la presidenta de Navarra, Yolanda Barcina, o votar a favor de ninguna registrada por otro partido, ante la imposibilidad de que salga adelante sin los apoyo de Bildu.

Fuentes socialistas dieron a conocer esta decisión un día antes de que se reúna la dirección regional del PSN, que ayer concluyó su ronda de contactos con el resto de partidos de la oposición para analizar qué camino seguir y que no ha descartado promover una moción de censura.

Sin embargo, la Ejecutiva Federal optó por descartar esa vía -una posibilidad que se baraja desde hace unas semanas- tras comprobar la imposibilidad de que esa iniciativa pueda salir adelante sin los votos de Bildu.

Y así se lo hará saber a la Ejecutiva regional, al Comité Regional -que se reúne hoy- y a los diputados del PSN.

Desde el primer momento, la Ejecutiva Federal descartó hacer política con la izquierda abertzale, ni siquiera llegar a gobernar gracias a sus votos, pese a que la Ejecutiva regional que lidera Roberto Jiménez no ha sido tan tajante.

Barcina repitió ayer que no dimitirá -como le pide el PSN para no llegar a una moción de censura-, porque, según argumentó, no quiere seguir "la hora de ruta de Bildu", y ofreció a los socialistas "buscar acuerdos", pero el PSN los rechazó.

El PSN restó credibilidad a la oferta de diálogo e insistió en su propósito de trabajar con el resto de fuerzas políticas para propiciar elecciones anticipadas en la comunidad foral el 25 de mayo.

Una vez acabada la comisión de investigación por las acusaciones de corrupción contra el Gobierno de Barcina, conocidas sus conclusiones y finalizada la ronda de contactos con los otros partidos, la Ejecutiva Federal del PSOE constató que "no hay posibilidad de articular una mayoría que pudiera aprobar una moción de censura sin los votos de Bildu".

No obstante, la dirección que lidera Alfredo Pérez Rubalcaba sigue considerando que "la única responsable de la situación de bloqueo e ingobernabilidad que vive Navarra" es la presidenta foral y cree que la mejor solución es que Barcina, cuyo partido, UPN, tiene 19 de los 50 diputados de la Cámara, dimita y convoque elecciones para el 25 de mayo, coincidiendo con las europeas.

Según el PSOE, la actitud de Barcina negándose a dimitir "supone que acepta seguir siendo presidenta amparada por los escaños de Bildu y sin poder ofrecer ningún proyecto de futuro para su comunidad, ni poder hacer frente a la gestión diaria de su gobierno".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios