XXIII Festival de Jerez | Peñas

Fin de fiesta de arte en Don Antonio Chacón

Lleno hasta la bandera en el Centro Cultural Flamenco Don Antonio Chacón, ayer tarde, en el cierre de ciclo ‘De peña en peña’ que tuvo como protagonista a la bailaora portuense Diana Andrades. Numerosos ‘peñistas’ y multitud de visitantes se dieron cita en esta peña del centro de Jerez que vistió sus mejores galas para presentar de forma oficial en la tierra del Festival, y en solitario, a esta bailaora de impoluta belleza estética en el escenario.

No es para menos, pues en ella encontramos la disciplina que aporta el trabajo en compañía. Todavía queda reciente la gira por América en la que participó junto a Eduardo Guerrero, nombre que actualmente se encuentra en el pódium de los mejores bailaores del mundo.

Edu, que se hizo con el XVI Premio del Público del Festival en 2017, galardón que entrega Diario de Jerez, mantiene viva esta compañía de la que Diana ha bebido en conocimientos, haciéndole poseer unos recursos indudables. Como decíamos, Diana demostró que es una de las firmes representantes del baile de su generación en la provincia. Pasadas las tres de la tarde subieron los que acompañaban a la bailaora. ¡Qué elenco más bueno! Tres mujeres de bandera que llevan el cante de esta tierra hasta lo más excepcional. Empezaron calentando gargantas por tangos, en una ronda jugosa y con la que el público comenzaba a animarse. Domingo Rubichi fue el encargado, con su particular magisterio, de hacer sonar la sonanta, siempre como guía del resto.

Eva Rubichi y las hermanas Coral y Ana de los Reyes, de negro con pañuelos de colores, pusieron en ambiente a Diana que llegó con sus armas por alegrías, con un gustoso manejo del mantón que casi rozaba los rostros de la primera fila. Esa cercanía, de la que siempre hablamos en las peñas, se valora y de qué forma. Bien en técnica y sobrada en corazón. Los primeros olés no tardaron en llegar y la joven parecía disfrutar más cada minuto.

Tras el descanso llegó el momento de la bulería para escuchar, con ritmo de sobra para que Diana, esta vez de terciopelo burdeos, tuviera más temple y dejara claro que también sabe bailar de cintura para arriba, moviendo las muñecas y levantando los brazos, que es de lo que se trata. Para concluir, se armó un fin de fiesta de categoría, al más estilo jerezano, y al que se sumaron compañeras de la bailaora como Aitana de los Reyes o Salomé Ramírez, así como la peculiar pataíta de Pepe ‘El Zorri’.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios