XXV Festival de Jerez

José Valencia rescata del olvido la figura de Rafael Fernández 'Nene'

  • El cantaor lebrijano, con la dirección musical de Manuel de Paula, ha adaptado el universo creativo del jerezano al cante más tradicional

José Valencia y Joaquín Grilo, protagonistas de la jornada de hoy.

José Valencia y Joaquín Grilo, protagonistas de la jornada de hoy. / Manuel Aranda

Una de las propuestas más interesantes de este XXV Festival de Jerez llega de la mano de José Valencia, que se ha atrevido a rescatar del olvido la figura de Rafael Fernández Suárez 'Nene', letrista flamenco. El cantaor lebrijano pondrá en escena este sábado (18.30 hora) en los Museos de la Atalaya, una propuesta bajo la dirección musical de Manuel de Paula. Para ello cuenta también con la guitarra de su inseparable Juan Requena y las palmas de Manuel Valencia, Juan Diego Valencia y Dani Bonilla, además del baile de la jerezana Gema Moneo

 "Esto surge hace más de dos años, pero cuando tienes en tus manos cosas que son cantables y con las que te sientes identificado, te apetece. No hay que olvidar que Rafael y yo venimos del mismo tronco, porque mi bisabuelo 'El Mantequero' y Juanichi 'El Manijero' eran primos hermanos, igual que Perico El Tito, que era el padre de Diamante Negro. Tengo un parentesco con Jerez muy gordo y en Lebrija estamos hermanados con Jerez", explica el artista.

"Cuando ves que una persona tiene esa facilidad de plasmar en la escritura lo que tú puedes interpretar con la voz, y encima respetando esa forma gitana de Jerez y esa filosofía de vida, te anima a apostar por este espectáculo que no más que un concierto con esas letras", continúa, no en vano, "es sólo renovar el armario letrístico que tampoco está nada mal, y encima con alguien que conoce el cante gitano y que viene de una familia con unos personajes históricos enormes".

José Valencia admite que para poner en pie esta propuesta "he dedicado mucho tiempo, no ha sido difícil porque cuando las cosas se hacen con pasión, no hay nada difícil, lo que sí tiene son muchas horas de trabajo, pero bueno, esto es una jerarquía familiar y tú, como heredero, tienes que llevarla a la calle".

En su opinión, lo importante es “saber de dónde vengo y hacia dónde me dirijo”, y a partir de ahí encontrar ese hilo artístico que le inspire, pues como bien afirma, "el pasado me hace pensar en cosas diferentes".

Valencia, que ha sido un asiduo del Festival de Jerez en estos 25 años, no esconde que con la pandemia "los artistas tenemos muchas ganas de montarnos en el escenario, porque ha sido un año injusto, y lo digo porque la cultura de este país ha sido la única que no ha tenido ningún contagio en los espacios, pero sin embargo se le ha castigado".

"Afortunadamente, -continúa- el Festival sigue, apostó en su día en febrero por hacer esta edición, ahora en mayo la ha llevado a cabo, ha sido muy valiente, por eso todos tenemos muchas ganas de subirnos al escenario".

De sus apariciones en la muestra recuerda con especial nostalgia "mi primera vez haciendo de Monipodio en la obra 'Rinconete y Cortadillo'" de Javier Latorre en 2003. "Cierro los ojos y me veo en la primera fila a Fernandito Terremoto riéndose a carcajadas cuando me vio, igual que Guadiana, Andrés Marín o Manuel Curao, que estaban allí". A partir de ahí, su presencia "ha sido constante", asegura, "son muchos años viniendo a Jerez y a su festival e incluso ha habido años en los que tenía hasta ocho o nueve funciones", por no hablar de los reconocimientos como el Premio al Mejor Cante de Acompañamiento al Baile obtenido en 2006.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios