Pasarela

Daniella, la verdadera razón por la que David y Paula soportaron otras crisis

  • El matrimonio lleva roto meses aunque no se descarta que pactaran su separación ante notario hace tres años

La pequeña Daniella da la mano a sus padres en el viaje a Nueva York que realizaron en noviembre. La pequeña Daniella da la mano a sus padres en el viaje a Nueva York que realizaron en noviembre.

La pequeña Daniella da la mano a sus padres en el viaje a Nueva York que realizaron en noviembre.

Ya lo avisó la protagonista de esta historia el primer día que se encontró cara a cara con los medios: "Esto va para largo". A falta de un comunicado que haga oficial la ruptura, la separación de David Bustamante y Paula Echevarría va camino de convertirse en una de las más sonadas del año. Y, precisamente por eso, son muchos los frentes que ahora se abren para conocer algunas incógnitas de esta ruptura, desde los motivos que han llevado al matrimonio a tomar esta decisión hasta cómo van a repartirse el patrimonio familiar que han amasado desde su boda de cuento de hadas en 2006.

Parece que la pareja había dejado de tener un proyecto común a la hora de afrontar su día a día y el hecho de que la protagonista de Velvet quisiera marcharse a trabajar a EEUU fue la gota que colmó el vaso, ya que David, según aseguraron ayer en El Programa de Ana Rosa, no estaría de acuerdo con esa decisión. Hay quien va más allá, como Paloma Barrientos, y asegura que la pareja llevaba rota varios años pero que decidieron continuar por la estabilidad de la única hija que tienen en común, Daniella, a la que ambos adoran y por mantener una imagen que era beneficiosa para ambos. Según Barrientos, David y Paula firmaron ante notario un acta capitular hace tres años para definir las condiciones económicas de su separación.

Desde su boda, han gestionado sus finanzas de forma independiente

Lo que parece claro es que el reparto de los bienes no será un problema en este divorcio, que tiene todos los mimbres para convertirse en una separación amistosa, ya que cuando se casaron lo hicieron en régimen de separación de bienes y, desde entonces, han gestionado sus finanzas de forma separada (ella a través de la empresa PEC producciones Artísticas 2007 S. L. y David a través de Celeste Music Sport S. L. y Daimala S. L.).

En las supuestas capitulaciones ya estaría estipulado también cómo se realizaría el reparto de los inmuebles que tienen en común, como la casa familiar de Villafranca del Castillo, que ya estuvo a la venta coincidiendo con una crisis anterior de la pareja y que correspondería en un 80% a David y en un 20% a Paula. La actriz, por su parte, es propietaria del chalet que la pareja tiene en Carreño, Asturias, y David, del piso que compró para sus padres en Villafranca del Pardillo, donde ahora se ha instalado provisionalmente.

Es más que probable que la actriz se pronuncie hoy por primera vez sobre lo ocurrido, coincidiendo con un acto promocional que ya tenía fijado desde hacía tiempo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios