Personajes admirados

Traición y toreros, un cóctel con mucho morbo

  • La ruptura de Ponce y Cuevas evoca otros escándalos mediáticos protagonizados por toreros como los de Jesulín de Ubrique y Luis Miguel Dominguín

Enrique Ponce y Paloma Cuevas Enrique Ponce y Paloma Cuevas

Enrique Ponce y Paloma Cuevas / Instagram Enrique Ponce

A punto de cumplirse una semana del anuncio oficial del divorcio del año, la cascada de noticias sobre los motivos del final de uno de los matrimonios modélicos de la crónica rosa no han parado de sucederse. Enrique Ponce y Paloma Cuevas, el paradigma de la pareja perfecta, trataron de poner coto a las especulaciones sobre su relación a través de un comunicado oficial en el que confirmaban haber iniciado los trámites de separación. Sin embargo, esa intención de acallar los rumores no habría surtido efecto, todo lo contrario, las especulaciones sobre una tercera persona como desencadenante de la separación han sido el centro de atención de espacios televisivos y del papel couché desde entonces.

Tirón mediático de los toreros y sus parejas

Desmentidos telefónicos en Sálvame; canutazos por sorpresa a sus familiares más cercanos; entrevista en exclusiva a la hija de Victoriano Valencia para una conocida revista en la finca familiar en Cetrina (Jaén) tras destaparse la relación de su ex marido con una joven almeriense, y declaraciones de la tercera en discordia, Ana Soria, a través de mensajes a colaboradores solo han contribuido a convertir el culebrón Ponce-Cuevas-Soria en el escándalo del verano.

Cuesta creer que un matrimonio con una trayectoria de 25 años de absoluta discreción haya saltado por los aires y esté en boca de todos. Sin embargo, no son los primeros personajes del mundo taurino en verse expuestos al escrutinio público por sus tumultuosas rupturas. Existen precedentes que demuestran el enorme tirón mediático de las vidas privadas de los toreros y sus parejas.

Belén Esteban y los desprecios de la familia Janeiro

El ejemplo más reconocible y reciente es Belén Esteban. La madrileña se convirtió en ‘la princesa del pueblo’ tras denunciar en varios programas los desprecios que sufrió por parte de la familia de su pareja sentimental, Jesulín de Ubrique, un torero cuya popularidad en los años 90 le convirtió en un fenómeno de masas inédito en el mundo de la tauromaquia. Aquel culebrón real, con una hija en común (Andreíta) en medio de la batalla, ocupó centenares de páginas y horas de televisión, y todavía, quince años después, sigue muy presente, aunque la colaboradora de Mediaset apenas se refiera a los Janeiro porque así se lo habría pedido su hija.

Ver esta publicación en Instagram

Gracias a todos los que habéis estado conmigo. Vestida por @masquemalas

Una publicación compartida de Belén Esteban (@belenestebanmenendez) el 23 Feb, 2019 a las 3:09 PST

Luis Miguel Dominguín, el conquistador incansable

"Me cansé de ser la mujer más cornuda de España", aseguró Lucía Bosé delante de las cámaras muchos años después de divorciarse de Luis Miguel Dominguín, probablemente el mayor seductor del mundo del toro.

Lucía Bosé: "Me cansé de ser la mujer más cornuda de España"

Mientras la actriz italiana se hacía cargo de sus tres hijos en común, el diestro mantuvo varias relaciones con compañeras de profesión de su esposa como Ava Gadner o Lana Turner e incluso con su propia prima, Mariví Dominguín, un polémico amor que precipitó la ruptura. Era un seductor en el ruedo y fuera de él, jamás desmintió esa fama de conquistador incansable, es más, hacía gala de ello cada vez que le preguntaban al respecto.

Ver esta publicación en Instagram

#tbt Y así era el #AzulDeLucía de esos años. ¡Grandes!

Una publicación compartida de Miguel Bosé Oficial (@miguelbose) el 2 Abr, 2020 a las 2:43 PDT

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios