Jerez

Bruñendo el metal noble hasta descubrir la belleza

  • El maestro orfebre Ildefonso Oñate lleva veinte años en el oficio. Diseña y crea sus propios trabajos entre la plata, el oro o el bronce.

Ildefonso Oñate crea en su taller las piezas de orfebrería que solicitan las cofradía para sus atributos, palios o insignias.

Ildefonso Oñate crea en su taller las piezas de orfebrería que solicitan las cofradía para sus atributos, palios o insignias.

Ildefonso Oñate está inmerso en sus últimos trabajos antes de que lleguen los días de Semana Santa y se descubran los estrenos de las cofradías para las que trabaja. "Es el tiempo de más actividad en el taller, aunque cuando acabe la Semana Santa comienzan las 'glorias', y se sigue trabajando, gracias a Dios", afirma el orfebre.

Aprendió de la mano del sevillano Antonio Ramírez los misterios del metal noble. Descubrir el arte que puede existir en el fondo de un bloque de plata. "Comencé por las manualidades que siempre se me dieron bien. Y poco a poco fui adquiriendo el oficio", subraya.

Oñate dibujaba y diseñaba hojarascas barrocas que se perfilaban por el papel. Y así fue como pasó del dibujo al troquel. Los cuños, las limas o los sellos comenzaron a pulular por la mesa de su pequeño taller para adquirir la destreza necesaria. "El oficio se puede adquirir. Pero la creación te tiene que venir de dentro. En el diseño es donde estriba la importancia del buen orfebre. Y saber trabajar bien los metales", prosigue.

Oñate tiene la vieja escuela de siempre. La que heredó de los antiguos. Le gustan los diseños clásicos. "Son los de toda la vida. Eso nunca pasa de moda", comenta. Por su taller han pasado mucho e importantes proyectos como los varales del palio del Consuelo, las cantoneras de la cruz del Señor de las Tres Caídas o una diadema para la Virgen del Desconsuelo. Además, Ildefonso Oñate es el orfebre de cámara de la Catedral y su museo. Siendo la persona encargada del mantenimiento y las restauraciones necesarias en este ámbito.

Pero sobre todo, el orfebre es cofrade. "No se puede trabajar a gusto en este mundo si no lo eres", afirma. Cofrade y costalero curtido en mil batallas estando a las órdenes del recordado Diego 'Gorrión'. Hoy en día, también hay que destacar que manda los pasos de la Salud de San Rafael y el Ecce-Homo de la cofradía del Dolor. Sus dos grandes devociones cristíferas. El andar de sus pasos es característico, comandando una de las cuadrillas más sólidas de Jerez, prácticamente creada por él, y que nació en un barrio tan costalero como el de Federico Mayo.

Ildefonso Oñate es maestro orfebre jerezano. Uno de los nuestros que trabaja todo el año por y para nuestras hermandades desde su taller en el que la plata, el oro o el bronce se convierten en arte cofradiero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios