Jerez

Ayuntamiento y Obispado de Jerez firman la cesión de la Ermita de Guía por 75 años

Mamen Sánchez y José Rico Pavés firmando la concesión demanial.

Mamen Sánchez y José Rico Pavés firmando la concesión demanial. / Miguel Ángel González

El Obispado de Jerez y, por ende, la hermandad del Perdón, continuará teniendo el derecho de uso de la Ermita de Guía durante los próximos 75 años. Este viernes se ha firmado en el Ayuntamiento la concesión administrativa de este inmueble de propiedad municipal entre el Ayuntamiento jerezano y la Diócesis asidonense, una rúbrica que ha sido realizada por la alcaldesa, Mamen Sánchez, y el obispo asidonense, José Rico Pavés.

La Hermandad del Perdón tiene su sede canónica en este templo desde 1998. Para ello, a finales de los noventa se firmó un convenio patrimonial entre el Ayuntamiento y la corporación penitencial que, según la alcaldesa, era necesario “regularizar” ya que la normativa actual no permite este tipo de acuerdos. De este modo, se ha acordado con el Obispado una concesión administrativa de este templo y de la edificación aledaña (que actualmente es la casa de hermandad del Perdón) por 75 años. Con posterioridad, la Diócesis procederá a la cesión a la hermandad para mantener el statu quo.

Tras la firma del acuerdo, la regidora apuntó que el gobierno municipal está procediendo a la “regularización” del patrimonio municipal procediendo a “dar forma legal” a acuerdos de este tipo existentes con otros inmuebles municipales. Por su parte, José Rico Pavés incidió en la importancia de este acuerdo que permitirá que este templo “pueda seguir utilizándose para los que se construyó”, que es “destinarlo al culto”.

En el acto también estuvo presente la hermana mayor de la corporación del Domingo de Ramos, Eva Castañeda, quien destacó que su hermandad continuará “cuidando” este templo que es su sede canónica desde hace 25 años.

Imagen de la Ermita de Guía. Imagen de la Ermita de Guía.

Imagen de la Ermita de Guía. / Vanesa Lobo

La Ermita de Guía fue realizada a propuesta municipal en 1670. Su interior cuenta con una bóveda de cañón labrada en piedra que está dividida en tres tramos. En el del centro se encuentra el escudo de la ciudad. Mientras, la fachada cuenta con un doble baquetón y un frontón triangular flanqueado por jarrones. En la espadaña hay un escudo dedicado a Carlos II y unas lápidas conmemorativas de la finalización del templo en 1675.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios