Educación | Literatura Infantil y Juvenil Vencer los miedos con cuentos

Este entrañable álbum ilustrado nos narra la historia de un pequeño y su mamá, que se tienen que separar durante la mañana.

Este entrañable álbum ilustrado nos narra la historia de un pequeño y su mamá, que se tienen que separar durante la mañana.

Queridos lectores y lectoras, comenzamos un nuevo curso con esta sección de literatura infantil y juvenil llena de ilusión y convicción  de que es  la literatura la mejor medicina para vencer miedos, curar heridas del alma y encontrarnos. Para ello, iremos  abordando cada mes temas diversos en los que contaremos con especialistas como psicólogos, profesores, escritores, bibliotecarios o narradores orales quienes nos mostrará su visión como especialistas pero siempre apoyándose en la  literatura infantil y juvenil.

Para todos y todas el comienzo de curso ha estado lleno de incertidumbre y temores y he visto interesante recurrir a una psicóloga especializada en literatura infantil y juvenil como Sara Ruiz para que nos diese unas pautas de cómo ayudar a nuestros hijos e hijas a enfrentarse a los miedos e inseguridades.

¿Qué miedos tiene un niño o niña y un y una adolescente?

Los miedos son algo natural y adaptativo en todas las etapas de la vida de nuestros hijos. Se encuentran de manera similar en todas las culturas y cumplen una función de supervivencia, por ejemplo: el miedo a las serpientes hace que no te acerques y tengas más probabilidad de sobrevivir. El problema aparece cuando ese miedo impide el normal funcionamiento de la persona en su día a día. 

Lo que cambia a lo largo de los años es el 'objeto' del miedo.  El cambio va acompañando el desarrollo cognitivo del niño o niña. De manera muy simplificada:

  • En la edad preescolar (de 2 a 6 años) se mantiene la ansiedad de separación de sus figuras de apego (que suelen ser mamá y papá) y se añaden nuevos miedos como seres imaginarios, monstruos o animales reales.
  • Edad escolar (6 a 11 años): los miedos se transforman y se instalan en aspectos más 'reales' y específicos. Miedo físico, accidentes, enfermedades, miedo a las críticas, al fracaso escolar, etc.
  • Adolescencia: siguen manteniéndose los de la etapa anterior pero ganan importancia los relacionados con la interacción social con sus iguales, el sentido de pertenencia, los logros académicos, el sentirse reconocido y visto por sus iguales, etc.

¿Cómo hay que trabajar la autoestima de nuestros hijos? ¿Los coles con temas, exámenes… ayudan a esto?

Cuando las familias me preguntan, siempre doy la misma respuesta, los niños necesitan seguridad y cariño. Seguridad física y emocional. Para un niño o niña, no hay nada más importante que sentirse querido y visto. Entender sus emociones y validarlas, muy diferente al "no llores, no pasa nada" que nos decían en nuestra infancia.  Animarle a expresar sus emociones y nombrarla, les ayudara a gestionarlas en un futuro y ese conocimiento le será de mas ayuda que todo el conocimiento académico que le podamos dar. La “inteligencia emocional” que tanto se lleva ahora parte de esa base tan simple, entender lo que sentimos y lo que sienten los demás para poder reaccionar adecuadamente.  Además, la confianza, que  sepan que somos un lugar seguro, una persona a quien pueden contarle sus miedos, sus fracasos, hará que cuando sean adolescentes sigan confiando en nosotros.

¿Qué es la Disciplina positiva? 

Pues básicamente lo que estamos hablando. Educar desde el cariño, desde la comprensión. Muchos padres no entienden que es igual de dañino ser demasiado estrictos como no poner límites. Los límites dan seguridad al niño y adolescente, pero se establecen desde la confianza, desde el amor, no desde el miedo. Un truco que he leído hace poco en el libro 'Educa bonito' de María Soto, cuando nuestros hijos estén en medio de una rabieta, un enfado, o sintamos que estamos llegando a nuestro límite, paremos un momento y recordemos qué sentíamos cuando eran recién nacidos y necesitaban de nosotros. Normalmente ayuda para que desaparezca nuestro enfado y nos invada la ternura y el amor hacia nuestro hijo o hija, eso sí es necesario practicarlo.

A continuación os dejamos una serie de libros que ayudarán a tener un buen comienzo de las clases:

'Educa bonito' María Soto. Editorial Vergara

Como dice su autora, Educar Bien no existe pero al menos podemos hacerlo bonito. Una guía muy práctica nos dará a conocer en qué consiste la Disciplina Positiva y cómo aplicarlo. En este veremos cómo conceptos como firmeza y cariño no están reñidos.

'El gran libro de las emociones' María Méndez-Ponte

Reconocer y aprender a expresar las emociones es algo fundamental en el desarrollo  y madurez de los más pequeños. De esta manera su autora ha creado 30 divertidos cuentos para acompañar en este proceso. Todas ellas van acompañadas de fichas  elaboradas por La Nau Espacial, centro especializado en educación emocional.

'Seis cuentos para educar en Disciplina Positiva' Centro de Psicología Álava Reyes. Editorial Alfaguara

El equipo del  ‘Álava Reyes’ ha creado un recopilatorio de cuentos que abordan qué es la disciplina positiva con aspectos como  la importancia de las rutinas, la utilidad del pensamiento positivo o la necesidad de aprender de nuestros errores. Para los padres  incluye un material adicional con explicaciones teóricas.

'Siempre pienso en ti' Kathi Appelt Editorial Juventud

A través de este entrañable álbum ilustrado nos narra la historia de un pequeño y su mamá, que se tienen que separar durante la mañana: La mamá tiene que ir al trabajo, el pequeño tiene que ir a la escuela. El amor siempre los une y lo mejor del día es... Reencontrarse. Un libro muy útil para el periodo de adaptación.

Si quieres saber más no dejes de seguir El Árbol de las Palabras y Gabinete Gaitán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios