Jerez

VIH/Sida: La prevención, el mejor arma

  • La asociación 'Siloé' ha incrementado en los últimos años su apuesta por concienciar sobre todo a los más jóvenes, a la generación que no conoció la alarma que supuso la aparición de esta enfermedad

Uno de los talleres de prevención que lleva a cabo Siloé en institutos. Uno de los talleres de prevención que lleva a cabo Siloé en institutos.

Uno de los talleres de prevención que lleva a cabo Siloé en institutos.

Un 10% de jóvenes encuestados en institutos cree que todas las personas con VIH tienen también sida y el 30% no sabe o no contesta. Además el 60% de los encuestados no sabe o no contesta a la pregunta de si una persona con sida se puede curar o tiene creencias erróneas acerca de la curación del VIH/Sida. Sólo un 30% de los encuestados conoce las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) más comunes y un 70% no sabe o no conviviría con una persona VIH. Según este cuestionario que la Asociación Jerezana de Ayuda a Personas que conviven con el VIH/Sida 'Siloé' realizó a personas participantes en sus talleres de prevención durante el pasado año, el 80% de los encuestados cree además que han tenido alguna conducta de riesgo en relación al VIH.

Los resultados de este pequeño sondeo ponen de manifiesto, según los técnicos de los programas de prevención de 'Siloé', la necesidad de incrementar la información, como mejor arma de prevención, sobre todo, entre la población más joven. Es a ella a la que la asociación dirige principalmente sus talleres, además de a la población inmigrante, en este último caso -explican- sin ningún ánimo de estigmatización sino por la simple razón de acercar la información a una población más vulnerable y con más trabas para acceder a la misma.

Advierten de nuevos diagnósticos más numerosos entre los heterosexuales

Durante el pasado año, las personas beneficiarias directas de estos talleres fueron 268, de los que 193 eran alumnos de 3º y 4º de ESO, y 75, de entidades de inmigrantes que colaboran con 'Siloé'. Hay que tener en cuenta que por las dificultades del idioma o de otros aspectos culturales y religiosos, en este último caso se trabaja con asociaciones que atienden a este colectivo y se forma agentes de salud entre la comunidad inmigrante, con el fin de que sean ellos los transmisores de la información.

'Siloé' trabaja el tema de la prevención prácticamente desde sus inicios, aunque es desde 1995 cuando se hace de forma más sistemática. En 2014 se comenzó además el programa de detección precoz del VIH, con la realización de la prueba rápida y desde el pasado año se realiza la prueba de dígito- punción, un test que además del VIH detecta también la sífilis y acorta el espacio de tiempo desde que se tiene la relación de riesgo hasta que puede hacerse la prueba de forma fiable, lo que se llama periodo ventana. La Consejería de Salud homologó a 'Siloé' para la realización de esta última prueba en Cádiz, y ahora mismo es la única asociación en la provincia que la hace.

A todo ello se une el programa de educación sexual que se lleva a cabo desde dos hace años, tras observarse las carencias en este sentido entre los jóvenes y que será ampliado ahora a ocho institutos más gracias a la ayuda recibida por una entidad privada.

Juan José Becerra y Sonia Reyes son los dos técnicos responsables del programa de prevención de 'Siloé'. "Es increíble cómo vienen todavía personas muy jóvenes con muchas dudas porque la información ha ido a menos", asegura Reyes. Además- abunda Becerra- "ya no es sólo un problema de conocimiento, sino de la forma que tienen los jóvenes de relacionarse y eso va un poco más allá de la prevención del VIH, es un problema de educación sexual, de cómo ellos viven la sexualidad, y ese déficit hace que se pongan en riesgo de enfermedades de transmisión sexual. Y ahí está también la base de otros problemas en temas de igualdad de género". De hecho, explica que en los programas de educación sexual intentan empoderar a la mujer "porque siempre ha tenido un papel secundario y queremos que ellas puedan decidir por sí mismas el tipo de relación que quieren".

Lamenta Reyes en este sentido que hay muchos institutos en los que la educación sexual se limita a la información de una enfermera del centro de salud que se encarga del programa 'Forma Joven', que trata todos los problemas de salud con lo que es imposible una formación específica por un déficit de recursos.

Los técnicos en prevención de sida se encuentran ahora además con otra realidad. Por edad los beneficiarios de estos talleres no han conocido lo que supuso el sida en sus inicios. "Ese miedo que existía entonces, cuando moría tanta gente, no sólo no lo han perdido, sino que nunca lo han tenido. Ellos no actúan por ese miedo, únicamente lo que le s causa más temor es un embarazo no deseado", afirma Reyes. Su compañero agrega además que "no tienen conocimiento de personas con esa enfermedad porque ahora mismo las diagnosticadas son personas normalizadas, por lo tanto no tienen esa percepción de cercanía, de que les puede tocar a ellos". De cualquier forma, comentan que, como técnicos, no suelen emplear el miedo como recurso, "porque al final los jóvenes no pueden actuar en base al miedo, sino en base a una buena educación. Más que meterles miedo queremos darles un conocimiento y unas herramientas para que ellos decidan".

Aseguran también que la mayoría de los estudiantes que participan en los talleres son participativos, a lo que ayuda la propia metodología que emplean los técnicos. "Buscamos interactuar con ellos, intentamos no hacer juicios de valor acerca de lo que nos cuentan y si tienen ideas erróneas intentamos de forma natural ir corrigiéndolas. Hay chicos que son más tímidos, pero lo respetamos y por eso dejamos nuestros datos por si después quieren comentarnos o consultarnos algo de forma privada".

Reyes incide en que las estadísticas apuntan a que los nuevos diagnósticos son más numerosos entre la población heterosexual. "Esto tiene varias lecturas: que se mantienen más relaciones sexuales, que el número de parejas sexuales se incrementa, también se hacen más pruebas rápidas de detección. Pero en definitiva, hay que olvidarse de que se trata de una enfermedad de algunos colectivos, entre ellos el homosexual, porque se está demostrando que no es así".

A este respecto, 'Siloé' cuenta con un programa de atención psicológica a personas con VIH de diagnóstico reciente, en el que tienen un papel importante aunque más en la sombra dos especialistas del hospital de Jerez: los doctores Rodríguez Félix y Daniel Marín. "Son los profesionales a los que derivamos a las personas que dan positivo en nuestra programa de detección precoz y aparte de su profesionalidad, hay que destacar la calidad humana y las facilidades que nos dan a la hora de poder derivar a esas personas. Sin ellos este programa no tendría el éxito que tiene y la satisfacción de los usuarios que lo utilizan".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios